jueves, 15 de agosto de 2013

CINE DE AUTOR - LA MIRADA DE LOS OTROS (Hollywood Ending, 2002) de Woody Allen






NO HAY PEOR CIEGO...

QUE EL QUE NO QUIERE VER


* * * *   
MUY BUENA



    Al reseñar "La Mirada de los Otros" se debe rescatar la genialidad ùnica y el humor de alto nivel, con el sello de quien sea, quizàs, el màs emblemàtico director neoyorkino de Hollywood. La historia cuenta el devenir de un director de cine que està en las ùltimas y al momento de realizar su nueva pelicula queda totalmente ciego y debe, pese a estas circunstancias, seguir adelante con su proyecto.
  
Woody Allen es Val Waxman, un director cinematográfico que logró en dos ocasiones el Oscar, pero que se ha convertido en un neurótico fracasado que anhela desesperadamente regresar a actvidad. Cuando se presenta la ocasión, se ve en una encrucijada: trabajar para su ex-mujer Ellie, quien se deshizo de él para irse con el jefe del estudio que se halla al cargo de la financiación de la película, o perder la última oportunidad evitando así tener que mantener de nuevo una relación dolorosa.

    El fino y sarcàstico humor de Allen garantiza risas de principio a fin, ganando en creatividad y comicidad, construyendo un relato con matices surrealistas. Hay que remontarse mucho en el tiempo para encontrar una comedia de Allen con un matiz humoristico mas explìcito que sugerente, aunque no por eso menos inteligente del estilo que Allen mostrò en "Los Secretos de Harry".

   La ceguera, figurada y literal, es el eje cognitivo de la trama. Una paràbola que Allen utiliza como còdigo cinematogràfico para plantear la duda existencial de su alter ego en pantalla. ¿Debe entenderse que Val está cegado por amor cuando opta por volver a tener contacto con su ex-esposa? ¿Será que el amor es ciego cuando resulta que es Ellie la que le apoya incondicionalmente?. 

Incluso Allen acude a un guiño cinèfilo inconfundible: el "Hollywood Ending" del tìtulo original alude a un tèrmino acuñado para definir el relato clàsico americano, ese del que el propio Allen huye en eterna fuga. En definitiva, la subjetividad de la mirada -la propia o la de los otros- es aquella que Allen provoca y estimula, en bùsqueda de las libertades creativas que el sistema de estudios americano cercena.

    Se destaca tambien, como es usual en sus films, un gran numero de conocidos actores entre los que figuran Debra Messing, Treat Williams y un reaparecido George Hamilton. Resulta una revelacion la apariciòn de Tea Leoni, completando el elenco el propio autor, en el papel central que compone con su tan personal estilo: ese menudo personaje esquizofrenico, psicotico y atormentado que duda de todo y de todos, hasta de si mismo.


Clip - trailer:




miércoles, 14 de agosto de 2013

CINE DE AUTOR - LA MALDICIÒN DEL ESCORPIÒN DE JADE (The Curse of the Jade Scorpion, 2001) de Woody Allen






LA COMEDIA HIPNÒTICA


* * * * 
MUY BUENA 







       C.W. Briggs es el rey de los investigadores de seguros de Nueva York en 1940, o cuanto menos eso es lo que no cesa de decirle a la nueva experta en eficiencia de la empresa, Betty Ann Fitzgerald. Briggs hace alarde de ser capaz de arruinar cualquier treta de seguros penetrando en la mente del malhechor, pero ahora, debido a los poderes hipnóticos del "Escorpión de Jade", es la mente de un malhechor la que penetra en Briggs.


     Lanzada al mercado cinematográfico estadounidense hace ya un tiempo, "La Maldición del Escorpión de Jade" es una fina, satírica, irónica y jugosa humorada de este magnifico realizador que escribe, dirige y produce este film que rememora al Allen de las mejores épocas, en una vuelta a las fuentes con una deliciosa y delirante comedia.

     La trama que revista al film cuenta con salidas muy curiosas y originales dignas de un mundo que solo Allen puede construir. El relato desborda de gracia, gags y buen tino, recurriendo al humor que tanto caracteriza los films de este cineasta. Como siempre a lo largo de su filmografìa, hay una gran dedicación puesta sobre la delineación de los personajes y los escenarios donde se desarrollan los hechos, muy metódicamente cuidados.

     Teniendo en cuenta que el film se desarrolla en la década del '40 y hay que reconocer la buena ambientación y el vestuario que emplea Allen. La fotografía y la música acertadas son un factor siempre presente en su obra, una marca autoral rastreable a lo largo de su vasta trayectoria. Prueba de su ductilidad y versatilidad genèrica, Allen logra imponerle por momentos a esta comedia un ambiente policial con su indiscutida e inimitable concepción del humor, insertando al relato su dosis de misterio.
     El elenco presenta la característica usual de conocidas figuras repartiéndose los papeles centrales. Allen se coloca una vez mas al frente de las interpretaciones con su papel característico de un personaje atormentado, desnudando los conflictos de su psiquis en una mirada tragicómica sobre su mundo y a los mas profundo del ser interior -otro inclaudicable rasgo autoral- a sus miedos y sus dudas. 

No faltan tampoco, las habituales blondas musas inspiradoras de Allen: Helen Hunt compone un personaje convincente en la piel de una fría mujer de negocios, mientras que Charlize Theron debuta a las òrdenes de Allen compone un rol mas que interesante al interpretar a una mujer que tiene mucho de fatal y poco de ingenua.

 
Clip - trailer: