domingo, 3 de febrero de 2013

HOLLYWOOD - HOLLYWOODLAND (ídem, 2006)





MISTERIOS DE FAMA Y PODER


* * *
BUENA



No es común por estos tiempos ver un policial noir vía Hollywood. Si lo es la moda de hacer biopics o centrarse en eventos basados en hechos reales, tal es el caso de este film que en clave de cine negro se ocupa de intentar desenvolver uno de los misterios que mejor se tiene guardado Hollywood: la misteriosa muerte de George Reeves, quien para la TV interpretara en los años ’50 a Superman y quien por primera vez se pusiera en la piel del famoso super héroe. Los cinéfilos indudablemente relacionamos al superhéroe con la figura de Christopher Reeve, pero aquí se cuenta una historia totalmente distinta, y real por cierto. 

“Hollywoodland” (así lucia el famoso cartel que hiciera clásicas las colinas que daban la bienvenida a la meca del cine en su época de oro) es, entonces, una recreación ficticia de la investigación de la muerte de actor que a fines de los años ´50 sorprendió al mundo del espectáculo. La película, inspirada en un caso real y tristemente célebre de Hollywood, nos sitúa en el ecuador del siglo XX, cuando un detective privado, mientras investiga la desaparición de la estrella de la serie televisiva “Superman”, George Reeves, descubre inesperadas conexiones con su propia vida que van haciendo al caso cada vez más personal. La tórrida relación que Reeves tuvo con la mujer de un ejecutivo de un estudio puede ser la clave para descubrir la verdad.

El film, a modo argumentativo, plantea el interrogante sobre un suicidio o asesinato donde en un armado de la historia que va y viene en el tiempo a través de flashbacks y relatos en off va armando el rompecabezas y dejando a consideración del espectador la ecuación que más le cierre para deentrañar el misterio. En la línea de los antiguos y hoy casi inexistentes policiales negros (“Los Ángeles al Desnudo”, “Abuso de Poder”) remite a las películas que del estilo de “Barrio Chino” que capturan la esencia de un subgénero que tuvo su apogeo en los años ’40. Gran recreación de época mediante del Hollywood exquisito, glamoroso y por momentos impune de la época, el film construye un muestrario sociológico de todo lo bueno y todo lo malo producido por esa gran maquinaria de producir estrellas y escándalos. 

Mas allá del armado de la historia y los escenarios en donde se plantea la misma, su mayor debilidad reside en que no es precisamente el misterio que rodea a la desaparición de Reeves la línea central del relato. Allí se pierde de forma intrascendente en las eventualidades de un detective de poca monta frente a su gran oportunidad y las desavenencias personales que este atraviesa, perdiendo sustento la trama con una historia paralela que le quita preponderancia al personaje de Reeves, el que debería de haber sido eje del desarrollo de la historia y por momentos solo parece una excusa para hacer avanzar a la miasma.

El personaje de Ben Affleck está bien delineado y gracias a una sobria interpretación del cuestionado actor -una de las pocas de su carrera que convencen- consigue mostrar el lado frívolo del actor en sus relaciones publicas, así como también su amorío con la esposa de un magnate. El relato también aborda el desarrollo de su trayectoria actoral a los tumbos en Hollywood hasta que dio con el impensado éxito de un personaje al que detestaba y jamás aceptó. 

Sumado al trabajo destacable de Affleck, el reparto se completa con figuras de renombre que otorgan calidad a un film cuando el relato flanquea. La solidez interpretativa de un contenido Adrien Brody, sumado a la belleza de Diane Lane mas la imponencia de Bob Hoskins, hacen lucir a la historia bastante mejor de lo que su por momentos inconstante guión desnuda faltas. Pese a las mismas, el resultado es un film de calidad, en esa rara avis que es el género noir por estos días.


 Clip - trailer:


sábado, 2 de febrero de 2013

HOLLYWOOD - AMORES ASESINOS (Lonely Hearts, 2006) de Todd Robinson




 ASESINOS POR NATURALEZA



* * *
BUENA

 

“Amores Asesinos” es la tercera película que retrata la historia de los asesinos seriales Raymon Fernández y Martha Beck, conocidos como “Los Asesinos de Corazones Solitarios”, quienes en la década del ´40 se estima que mataron cerca de 12 mujeres. El director Leonard Kastle fue el primero en contar esta historia en una producción titulada “The Honeymoon Killers” y en 1996 el realizador mexicano Arturo Ripstein hizo lo mismo con su recordado film “Profundo Carmesí”.  

Una particularidad de esta película es que gran parte de la trama se centra en la persecución de los asesinos por parte de la policía y esto tiene su propósito, ya que mas allá de ser una libre interpretación de los hechos, John Travolta interpreta en el film al abuelo del director Todd Robinson, quien lideró en su momento la cacería de los delincuentes y su nombre aparece mencionado en el film.

En los años '40, Martha Beck y Raymond Fernandez formaron la pareja más buscada de América. Sus objetivos eran viudas de guerra y mujeres adineradas que tenían la mala fortuna de responder a los anuncios en prensa en los que Ray se presentaba como el amante latino ideal. En este juego mortal, Martha se hacía pasar por su hermana. Cometieron una veintena de crímenes. Finalmente, el detective Elmer C. Robinson participó en su captura en 1949.

 Narrativamente, el film  se divide en dos estructuras bien definidas: la vertiente que detalla el decantar criminal de la pareja de amantes, por otro se cuenta la investigación policial y como buen exponente del género hay un marcado acento dramático en la descripción de los personajes, que ganan en interés y complejidad a medida que la trama gana en tensión y deja ver su costado ideológico sobre la pena de muerte.

Las actuaciones están a la altura de un gran elenco: John Travolta hace uno de sus papeles más logrados desde sus últimas películas, mostrándose muy medido y consiguiendo transmitir todo ese tormento interno que gobierna el rumbo perdido de sus dias. Mientras tanto Salma Hayek, en otra gran interpretación, compone una femme fatale como hacia mucho tiempo no se veia en cine. Tanto Jared Leto, James Gandolfini, Scott Caan y Laura Dern completan un reparto sin fisuras y logran complementarse con justeza a la historia.

El realizador Todd Robinson supo llevar la tensión y el suspenso a lo largo de la película y en consecuencia logró un muy buen policial. La película  tiene todos los condimentos para un gran thriller psicológico de tono noir con buenas dosis de sadismo y perversión. Influida por los films anteriormente citados que refierieron a la historia de estos asesinos, sin dudas Todd Robinson supo plasmar su estética a un film con identidad propia, con secuencias y fotografías muy logradas. 

Robinson tomó las anécdotas familiares que escuchó desde su infancia sobre este caso y las aplicó en un film que desarrolló como un clásico policial negro hollywoodense, un sub-género que tuvo su apogeo en los años ’40 y que hoy cuenta con ejemplares aislados que van desde “Hollywoodland” hasta “La Dalia Negra” y que tiene notables exponentes en los ’90 como “Miller’s Crossing”, “Abuso de Poder” o “Los Ángeles al Desnudo”

 Una historia oscura acerca del horror de los asesinatos que cometieron una pareja de psicóticos. La crueldad de los mimos se palpa en el clima del film y la violencia de por sí es bastante gráfica al respecto. Pero esto no es un mero efecto dramático;  indudablemente al film le sobra solvencia argumental como para no quedarse en lo supérfluo del impacto.


Clip - trailer: