martes, 10 de mayo de 2016

ARTÍCULOS DE CINE n° 46 - PLANO SECUENCIA: El cine sin cortes // Por MANUEL SÁNCHEZ LEDESMA








para Europa Sur, Diario de Campo de Gibraltar.


Una de las películas más relevantes de la última temporada es Birdman del director mejicano Alejandro G. Iñárritu (autor también de Amores perros, 21 gramos y Babel). Con nueve nominaciones a los premios Oscar (entre ellas la de mejor película y mejor director) y una excelente acogida de crítica y público, Birdman es una obra sobre la que -por ahora- poco podemos decir ya que al no existir salas de cine a menos de 100 kilómetros a la redonda de Algeciras, tendremos que esperar a que dentro de un par de años la pongan en televisión o, en el mejor de los casos y si se dan las circunstancias favorables, a verla en alguna ciudad en la que estemos de tránsito y todavía mantenga en funcionamiento sus multicines.

De lo que si podemos hablar es de una de las particularidades de esta película, un aspecto técnico que se resalta en todas las reseñas que de ella se hacen: el hecho de que toda la película esté rodada, por así decirlo, del tirón esto es en un largo, espectacular y ¡falso! plano-secuencia de 118 minutos. El plano-secuencia es una técnica de rodaje que consiste en la realización de una toma sin cortes durante un prolongado espacio de tiempo. La cámara , ya sea en travelling, grúa, en una combinación de ambos sistemas o en forma de steadycam (sujeta por un arnés al operador y dotada de estabilizadores que la equilibran), se desplaza siguiendo la acción hasta la finalización del plano.

No hay nada más cómodo para los actores que este tipo de planos donde pueden entrar plenamente en el papel que interpretan al poder decir sus diálogos sin interrupciones y en una forma continuada y natural. Para el director, esta forma de rodar tiene ventajas e inconvenientes: si sale bien, además de lo espectacular que suelen quedar en pantalla, obtiene el beneficio adicional de lograr, de una tacada, varios metros útiles de película. En cambio, en su contra juega el hecho de la extrema dificultad de su planificación y la necesidad de una sincronización perfecta entre el movimiento de actores, figuración y decorados además de la amenaza constante de que cualquier pequeño error puede invalidar una toma con la inevitable pérdida de tiempo y dinero que tan de los nervios pone a los productores.


Clip - Sed de Mal (PS)




* Si bien es indudable que rodar -aunque sea con truco- toda una película en una sola toma como es el caso de Birdman, supone un quebradero de cabeza extra para el director y su equipo, no es menos cierto que las modernas tecnologías -en especial la digitalización de las imágenes- facilitan en gran medida una tarea que en otros tiempos se podría calificar de peliaguda. Hasta ahora, la única película rodada en un sólo plano-secuencia de la que yo tenía noticia es La soga (1948) de Alfred Hitchcock.

Al maestro del suspense no le bastó con la incertidumbre de rodar su primera película en Technicolor y abordar en ella un tema tan escabroso para aquel tiempo como la homosexualidad, sino que, además, se planteó el reto de eliminar el montaje al rodarla, como si fuese una obra de teatro, en una sola toma. Una bobina de celuloide duraba diez minutos lo que obligó a Hitchcock a rodar ocho planos secuencias con siete cortes (para volver a cargar el chasis) enmascarados para el espectador haciendo un zoom sobre la espalda de un actor para después revertirlo con el nuevo rollo y así preservar la continuidad narrativa.  Los movimientos de los personajes y los decorados (para permitir el desplazamiento de la cámara) fueron de una gran complejidad al igual que el ciclorama que emulaba el skyline de Nueva York que se veía a través del ventanal del ático de los asesinos y que debía simular mediante una sutil iluminación el paso de la luz diurna a la nocturna.

                                                          Clip - La SOGA (PS)



* Sin embargo hubo que esperar a Orson Welles y Sed de mal (Touch of evil) para ver en 1958 un plano secuencia que de verdad impactara a los espectadores. Con la fascinante música de percusión afro-cubana compuesta por Henry Mancini, la película comienza en un primer plano de una bomba de relojería que alguien coloca en los bajos de un coche, la cámara sube y emprende una complicada travesía por los tejados y calles de la ciudad fronteriza de Tijuana, sigue al detective Mike Vargas (Charlton Heston ¡haciendo de mejicano!) y su mujer Susie (Janet Leigh) cruzando la aduana, hasta volver a retomar el coche justo en el momento en que la bomba explota. Cuarenta años después Brian de Palma rendirá homenaje al mítico plano de Welles en el inicio de Ojos de serpiente realizando un plano secuencia con el triple de duración que abarca desde la presentación de un combate de boxeo por una locutora de televisión en las afueras de un hotel de Atlantic City hasta el asesinato de un político en plena pelea a través del hilo conductor de los movimientos del policía Ricky Santoro que interpreta Nicolas Cage.

* Otro director mejicano Alfonso Cuarón filmó un extraordinario y peculiar plano secuencia en la película Los hijos de los hombres: cinco personajes dentro de un coche en marcha y multitud de acciones simultaneas en el exterior del mismo. Más reciente en el tiempo es la espectacular incursión de uno de los dos policías de la serie True detective (Matthew McConaughey) en un barrio de narcotraficantes. 

Todos estos planos secuencia se pueden encontrar sin dificultad en Internet y, como curiosidad, señalar que de alguna manera todos los que usamos cámaras de video realizamos, sin saberlo, planos secuencia ya que lo habitual es que veamos nuestras grabaciones sin editar, esto es, con un solo plano para cada escena.

Clip - Childen of Men, de Alfonso Cuarón:







2 comentarios:

  1. Qué decir, madre mía, qué decir... Pues lo primero que si el decIsabel Glez me gustó este, con más ejemplos, me ha entusiasmado. Y eso que en Algeciras no tienen cines a menos de 100 kilómetros; si así no fuera, ¡qué sabiduría sería la de Manuel Sánchez Ledesma! No puedo imaginármelo.

    Artículo fantástico y espectacular. De nuevo enhorabuena, GhostvWriter Writer,or acogerlo en tus páginas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Manuel Sanchez Ledesma fue a buscar toda esa sabiduría fuera...impecable recorrido por la historia del PS. Abrazo!

      Eliminar