sábado, 12 de abril de 2014

MINISERIE - COLUMBO (ídem, 1971-1978) de Richard Levinson y William Link








* * * * *
EXCELENTE



Icónica serie de televisión estadounidense creada por Richard Levinson y William Link, Columbo ha ganado un lugar preponderante en la cultura televisiva norteamericana desde sus emergentes años '70. Tras dos episodios piloto, en 1968 y 1971, en Estados Unidos la serie se emitió regularmente entre 1971 y 1978, y esporádicamente entre 1989 y 2003, hasta un total de 69 episodios y es un caso particular de telenovela, en el sentido de que no hay créditos comunes a todos los episodios. Vale mencionar, el tandem Levinson- Link ha sido uno de los mas fructíferos en guiones televisivos, siendo los responsables de series como Mannix, Ellery Queen y sobre todo Se ha Escrito un Crimen, que junto con Colombo es su serie mas famosa y repetida hasta la saciedad. 

Peter Falk encarna al personaje principal: el del teniente Columbo, un detective de homicidios de la Policía de Los Ángeles. La primera particularidad de esta serie es que se sabe siempre quién es el asesino (lo que se conoce como historia de detectives invertida, en inglés "howcatchem"), ya que, salvo excepciones, el crimen se muestra al principio de cada episodio. Y a pesar de poder observar cómo el asesino -normalmente de la alta sociedad- prepara un crimen en teoría perfecto, se sabe también que el teniente Columbo descubrirá al criminal, gracias a un detalle menor. Una vez que Columbo ha decidido quién es el culpable, no lo dejará ni un segundo, haciéndose pasar por una persona despistada para engañar al sospechoso.

Numerosos actores famosos han encarnado al asesino de turno, entre los que destacan una extensa lista que incluye a: Leonard Nimoy, Robert Culp, Jack Cassidy, Ross Martin, Ed Begley Jr., Tyne Daly, William Shatner, Patrick McGoohan, Robert Vaughn, Laurence Harvey, Ruth Gordon, Janet Leigh, John Cassavetes, Ray Milland, George Wendt, Johnny Cash, Martin Landau, Donald Pleasence, Louis Jourdan, Vera Miles, Roddy McDowall, Faye Dunaway, Fisher Stevens, Rip Torn, Billy Connolly, Ian Buchanan, Dick Van Dyke, José Ferrer, Oskar Werner, Richard Kiley, Robert Conrad, Tom Isbell y Theodore Bikel. 

El teniente Colombo, es uno de los personajes televisivos mas famosos de la historia, su habilidad para resolver los casos mas intrincados y complicados es legendaria, y ha conseguido fascinar a muchas generaciones con su brillante intelecto, escondido detrás de una apariencia desarrapada y poco cuidada, que se ha introducido en nuestra cultura popular.
La elección del  actor para el papel del teniente Colombo, no fue evidente ya que sus primeras opciones como actores no mostraron ningún  interés en el tema, hasta que Peter Falk insistió tanto en hacer en papel, que se lo dieron, en uno de los mejores aciertos de casting de la historia televisiva.

Cuando consiguió el papel colaboró de forma activa con los guionistas en la definición mas detallada de su personaje, como su apariencia y tics, moldeando uno de los mejores caracteres de la historia de la Televisión, que es el mejor elogio que se puede hacer a un actor. Su voz además era muy característica, y por eso les ponemos el siguiente video, para que puedan apreciar en todo su esplendor.
 
Curiosamente, Colombo se emitía dentro de un contenedor  de series de misterio, llamada "La Noche de Películas de Misterio",  donde compartía cartel con otras series famosas como McCloud, El comisario Mc Millan o Banacek que iban rotando cada semana, con lo que su periodicidad era de un capitulo mensual. El éxito de Colombo, se debe a una formula imperturbable y casi inamovible desde el primer episodio, y consistía en hacer dos películas en una. En la primera parte vemos como el criminal de turno planifica y ejecuta un asesinato, movido por una  serie de motivos que se nos explican, que aparentemente parece un crimen perfecto, con coartadas preparadas y sin posibilidad de ser pillado.

En la segunda parte, una vez hemos asistido a la consumación del crimen, llega la policía para investigar el delito, que a veces parece un accidente o un suicidio, al frente de la cual aparece un elemento singular el teniente Colombo. El detective, haciendo gala de grandes dotes de observación, descubre pequeños indicios o leves sospechas de que las cosas no son como parecen ni cuentan los testigos, y empieza a tirar del ovillo de la investigación,  y como una araña  va atrapando cada vez mas  al asesino, en su propia red de mentiras y fallos, hasta conseguir desenmascararlo en una gran escena final, donde revela el momento clave donde desmonta la coartada del criminal. 

Colombo era un personaje muy sagaz pero con un aspecto desarrapado, llevando siempre una gabardina raída (propiedad de Peter Falk), fumando un caliqueño, con un coche casi desvencijado, sin peinar y dando una imagen muy desvaída, en las antípodas de James Bond o Remington Steele, paladines de la elegancia, y haciendo continuas referencias a su mujer, pero que nunca apareció en pantalla.

Como los  asesinatos eran realizados por personajes ricos y de la alta sociedad, suelen creerse  por encima de todos a causa de su gran astucia y estatus social, con ellos, Colombo, juega la carta de la humildad y la veneración de sus sospechosos, para hacerles sentirse mas confiados y provocando incluso que le traten como un pelagatos, aumentando su seguridad y confianza de que semejante inútil nunca  iba a resolver su crimen. La relación del criminal con Colombo, pasaba de una cierta condescendencia inicial, ofreciendo su colaboración total al teniente, desde una posición de total superioridad, hasta la estupefacción final, cuando es  incriminado por Colombo,  al poner en evidencia las lagunas y fallos de su historia, por un ser al que menosprecia por su apariencia y teórico  inferior intelecto.

En una era pretecnologica, Colombo resolvía los crímenes basado en una minuciosa observación del lugar del crimen y aprovechaba cualquier pequeña discrepancia, para meter una cuña y abrir la coraza del asesino, sin ordenadores, ni ADN, ni CODIS que caracterizan a las series policiales modernas. Curiosamente, el misterio no estaba en conocer el asesino, ni como lo hizo, que era siempre desvelado en la primera parte del capitulo, sino en observar como Colombo iba a  cazar a su pieza, en un giro interesante de las series televisivas.

El hecho de su periodicidad mensual, hacía que el nivel de producción fuera altísimo, mas digno de una película que de una serie, y con capítulos largos que oscilaban entre los 75 y los 100 minutos, por lo que  solo había  de seis a ocho capítulos por año, lo que permitió que el personaje no se agotara rápidamente. 

Colombo no solo era una serie magnifica y de un enorme nivel, sino que ha sido escuela de grandes genios, como por ejemplo el primer episodio regular de la serie, que fue escrito por el mítico Steven Bochco (Hill Street Blues, La Ley de los Ángeles) y dirigido nada mas y nada menos, que por  Steven Spielberg, en sus inicios como director. Jonathan Demme, también dirigió algún episodio de la primera temporada y ambos dejaron entrever en sus capítulos destellos  de su posterior carrera cinematográfica.

En el año 1978, Peter Falk decidió colgar la gabardina para dedicarse a otros proyectos, pero volvió a tomar su papel fetiche en 1989, para otra tanda de películas y episodios mucho más esporádicos hasta el año 2003, en que se emitió el último de ellos.
Colombo, es indudablemente, uno de los mitos de la historia televisiva, es una serie que sigue absolutamente vigente como un verdadero clásico que es. Aún en la actualidad, el guión y los giros argumentales, siguen siendo impecables y Peter Falk es un maestro en mostrarse débil frente a su confiado adversario.



Clip - trailer de la serie (primera temporada):



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada