viernes, 7 de marzo de 2014

HOLLYWOOD - CRIMEN PERFECTO (Fracture, 2007) de Gregory Hobblit







 LA LETRA CHICA DE LA LEY


* * *
BUENA



 Tenemos a dos hombres con muy pocas cosas en común: Willy Beachum, un joven y ambicioso fiscal cuya carrera está empezando a despegar, y Ted Crawford, un ingeniero de mediana edad que acaba de disparar a su mujer a sangre fría. Sin embargo, ambos hombres se encuentran cara a cara en un camino directo al desastre. Crawford resulta ser tan complejo e impredecible como el crimen que ha cometido y, mientras el caso perfecto de Willy comienza a desmoronarse, el futuro del joven fiscal parece destruirse con él.

Gregory Hoblit es un claro exponente de la línea de los realizadores que surgen en series de TV (en su caso las policiales "El Precio del Deber", "L.A. Law" y "Policías de Nueva York") para abrirse paso en el espectro de Hollywood y consolidarse en géneros de entretenimiento clase b como la acción y el thriller, destinados al publico medio y poco demandantes en lo meramente artístico. El entorno del ambiente judicial de “La Verdad Desnuda” le cayò perfecto para mostrarlo como un hábil narrador que, además, resucitò a Richard Gere y promovió al genial Edward Norton a los primeros planos. Luego vinieron “Poseídos”, “Desafió al Tiempo”, un conjugo de géneros que siempre dejo bien parado al director, con películas disfrutables y de calidad. La primera hora de este film remite en su exploración a los dilemas éticos y morales de la abogacía y sus vericuetos, sumado a un análisis descarnado de las luchas de poder en las altas esferas de la sociedad a su mentado debut cinematográfico.

Con “Crimen Perfecto” entonces, Hoblit vuelve a reflejar todas sus virtudes como realizador que en sus ambiciones, también encuentra limitaciones y defectos, propias de lo que ofrece el genero por estos días. Es interesante a nivel actoral el duelo de inteligencias que implica el desarrollo de la trama y que enfrenta a sus protagonistas y como cada uno se replantea cada paso que da. Anthony Hopkins elabora cada gesto y su lenguaje corporal denota el oficio de un actor que compuso nada menos que al villano mas famoso de todos los tiempos (Hannibal Lector, y en tres ocasiones) y que a los casi 70 años, sigue asustando, sigue apoderándose de la pantalla y convenciendo de que ningún protagónico le queda grande. Ryan Gosling por su parte, remite a un Tom Cruise novato, quien mas a base de carisma que de talento se abre paso, aunque sin dudas, es una joven promesa por pulir.

El film, en términos narrativos desaprovecha ciertos personajes que podrían haber hecho mas rica la historia, al tiempo que una vuelta de tuerca de más, con pretensión de resultar astuta nos deja con un sinsabor. El famoso “double jeoppardy” para la justicia norteamericana (por el cual un criminal no puede ser juzgado dos veces por el mismo crimen), que utilizara el igualmente acertado film “Doble Riesgo” hace algunos años, es una vía de escape para el film y sus necesidades dramáticas, una salida inteligente que se anticipa con mas de un anuncio. 

Tales desequilibrios, Hobblit los compensa con una habilidad narrativa cuyo estilo es inusual para el cine comercial de Hollywood, al tiempo que su ensamble de los rubros técnicos del film que crean constantemente un clima más el manejo acertado de la cámara lo convierten en un artesano de este tipo de películas. En el relato no decae el ritmo y fluye una pulsion de suspenso increscendo y que remite de forma familiar a las novelas policiales de John Grisham que se desarrollan en tribunales y que tan buena fama y suerte en su adaptación tuvieron en el cine.


Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada