jueves, 23 de enero de 2014

HOLLYWOOD - DIAMANTE DE SANGRE (Blood Diamond, 2006) de Edgard Zwick





 EL REVERSO DE LA MORAL



* * * * 
MUY BUENA






Con el caos y la guerra civil que en los años '0 envolvió Sierra Leona como telón de fondo, "Diamante de Sangre" es la historia de Danny Archer, un ex mercenario sudafricano, y Solomon Vandy, un pescador de Mende. Ambos hombres son africanos, pero sus historias y sus circunstancias son completamente diferentes. Sus destinos se unen en la búsqueda conjunta para recuperar un diamante rosa, poco común, que puede transformar sus vidas. 

Mientras se halla en prisión por contrabando, Archer se entera de que Solomon, quien fue separado de su familia y obligado a trabajar en las minas de diamantes, ha encontrado y escondido la extraordinaria piedra sin pulir. Con la ayuda de Maddy Bowen, una periodista americana cuyo idealismo se ve atenuado por una profunda relación con Archer, los dos hombres emprenden un viaje por territorio rebelde. La travesía, más que una búsqueda del valioso diamante, podría salvar a la familia de Solomon y dar a Archer la segunda oportunidad que creía que nunca tendría.


El film dirigido por Edward Zwick es parte de la reciente moda de adaptar historias que transcurren en el corazón de la cuna del mundo, el siempre misterioso y cautivante continente negro. Zwick demuestra un cabal conocimiento del tema que trata y dando sus hábiles dotes como narrador el realizador de films como  “Tiempos de Gloria”, “Valor Bajo Fuego” y “El Ultimo Samurai” sabe de lo que habla y le dedica un tratamiento serio a esta ficción que se desarrolla durante la guerra civil de Sierra Leona, que de forma tan cruda transcurro a fines de la década del ´90. 

La historia hace hincapié en el tráfico de diamantes y los entrenamientos de niños soldados para las milicias que buscan derrocar el poder gobernante, factor ideológico que sobrecarga la trama del film y que reitera en mas de una oportunidad -quizás en exceso- para una edición que lleva varios minutos de mas de metraje. A lo largo de su recorrido retrata un hecho ocurrido en ese continente, donde se mezclan, sin ningún tipo de escrúpulos intereses comerciales con fines políticos. 

La violencia es un punto fuerte del film, que el director sabe combinar sin sutilezas a la hora de mostrar el lado mas crudo y las miserias humanas mas degradantes con el factor de entrenimiento que otorga una cinta de aventuras, apoyada en una brillante fotografía que enmarca los colores y climas que caracterizan este tipo de relatos, conformando rubros técnios impecables. No es en vano destacar el lado oscuro de la historia: esa brutalidad casi primitiva en esa odisea que viven los protagonistas. Uno un nativo que busca recuperar a su familia, otro, un mercenario de moral dudosa y conductas ambiguas dispuesto a matar o morir por su causa.

Los tres protagonistas principales de la historia son un trío actoral de lujo: Leonardo Di Caprio,  Djimon Hounsou y Jennifer Connelly están impecables en sus roles. Para Di Caprio es otra consabida muestra de sus dotes camelonicos, agregándole a cada personaje que interpreta, mas allá de la distinción física, el notable acento que logra para hacer creíble a la procedencia anglo africana de su personaje, tal como lo hiciera para la interpretación de un policía bostoniano en “Los Infiltrados”. Djimon Hounsou enciende la pantalla cada vez que aparece en escena, con su notable porte físico y personalidad, es el interprete adecuado para el rol, mientras que Jennifer Connelly  es la cuota femenina que aporta belleza y su talento muchas veces menospreciado.


Clip - trailer:




No hay comentarios:

Publicar un comentario