miércoles, 11 de diciembre de 2013

HOLLYWOOD - EL JUEGO DEL MIEDO (Saw, 2004) de James Wan




 



UN ROMPECABEZAS DIFÌCIL DE ARMAR



* *
REGULAR



Dos hombres se despiertan en un baño subterraneo atados a la pared por una gruesa cadena y distanciados uno del otro. En el mismo cuarto hay un cadaver, un arma y dos serruchos, la consigna es que uno mate al otro en el termino de ochos horas, de lo contrario ambos moriran. Un juego macabro, un acertijo dificil de decifrar que sorprenderà al pùblicoconvirtièndose en un festin del hard horror y una mirada diferente al cine de gènero.
 
"El Juego del Miedo" se rodó en apenas 18 días, recaudò 10 veces el dinero invertido en la producción y el pùblico la celebrò con aplausos. Pero quizás debamos ser mas cautos al juzgar esta película, a la cual no se le puede negar buenas intenciones y quizás en un futuro una rèplica mejor, si bien es acertado decir que carece de identidad y por lo tanto de sustento como film.  

El guión tiene suficientes elementos que sustentan el thriller psicológico y el nuevo cine de terror. La historia, relatada de forma poco ortodoxa, llega a tener una lógica propia dentro de sus excesos, aunque -como en estos casos- quedan varias preguntas sin responder. Dicha carencia se atenúa con un buen clima de misterio,  si bienel problema resulta que el desenlace se alarga por demasiado tiempo, y esto hace que ciertas situaciones se prolonguen de manera ridícula o concluyan de forma no muy convincente.

Al ser un filme de bajo presupuesto, los rubros técnicos no sobresalen, conspirando en contra de una película que aspira a mas de lo que sus limites estéticos le permiten. La dirección de James Wan es voluntariosa, aunque inconsistente, propia de un novel director, y nada que el propio Wan no pueda suplir en futuras incursiones en el género. Por momentos el estilo rememora a las escenas más truculentas de la impecable "Pecados Capitales", mientras que en otros la edición le juega visiblemente en contra, y la estética elegida para el montaje sumado a la ensordecedora banda de sonido (destinada mas a un clip de video de trash-metal-rock que a un producto del genero del terror) sobrecargan demasiado la puesta. 

Entre aciertos y desajustes, el director consigue sacar lo mejor de sus personajes y de los acontecimientos relatados en los momentos de màs tensión. A propòsito de esta virtud, hay una gran capacidad del realizador para transmitir los climas de angustia, desesperación y locura que la trama recorre. Una faceta que explotaría en la menos explícita "Death Sentence" (2007) para luego centrarse exclusivamente en el cine de terror y construir una obra autoral con rasgos bien definidos en Dead Silence (2009), Insidous (2011) y El Conjuro (2013). 

El elenco responde de manera favorable y a pesar de que por momentos tienen que lidiar con situaciones poco elaboradas de guión o ser presos de los artesanales recursos del director, no se puede negar el buen clima de suspenso que mantiene la tensión a lo largo de toda la duración de la película. Clímax logrado aprovechado al máximo por un grupo de jóvenes e ignotos actores que se encuentra respaldado por los correctos aportes de Danny Glover y Mònica Potter.


Clip - trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada