lunes, 9 de diciembre de 2013

HOLLYWOOD - EL EXORCISMO DE EMILY ROSE (The Exorcism of Emily Rose, 2005) de Scott Derrickson



   



CREER O NO CREER, ESA ES LA CUESTIÒN


* * * 
BUENA



Emily Rose deja el protegido ambiente de su hogar rural para ir a la universidad sin la menor sospecha de lo que le espera. Una noche, sola en su dormitorio, sufre la primera "alucinación" y pérdida de conocimiento aterradoras. Puesto que los ataques son cada vez más frecuentes e intensos, Emily, católica devota, decide someterse a un exorcismo dirigido por el cura de su parroquia, el padre Richard Moore. Al morir la joven durante el aterrador exorcismo, acusan al sacerdote de homicidio negligente. 

Erin Bruner, una sobresaliente abogada defensora, acepta de mala gana representar al Padre Moore a cambio de la seguridad de un contrato de sociedad con su bufete de abogados. A medida que el juicio avanza, el cinismo y ateísmo de Erin se tambalean debido a la fe inquebrantable del Padre Moore y a los hechos, espeluznantes e inexplicables, que rodean el caso.

Con semejante titulo, por demás sugestivo, no es muy difícil que venga a la mente la brillante "El Exorcista" de William Friedkin, con su terror desmedido y macabro. Es que aquel film ìcono del gènero a comienzo de los '70 marcò una etapa y casi condenò al fracaso a todas las obras posteriores que quisieron imitarla o continuarla. Pero la comparación en este caso no vale, porque lo que veremos es un drama judicial con elementos de terror mas contenidos en el haber imaginario que en la realidad. 

Mas allá de cierta confusión de gènero y gustos, es probable que el rumbo del film desencante un tanto a la franja de adolescentes consumidores de este tipo de espectáculos, pero ciertamente -razones de taquilla aparte- nos encontramos frente a una película atrapante e inteligente en su planteo de confrontar la religión versus la ciencia. El guión, que adapta libremente un caso de exorcismo ocurrido en un pueblo alemán en 1974 transpone a la pantalla el conflicto de intersecciones entre lo factico de la ciencia y la fe de la religión y su confrontación en admitir o no como legitima la pràctica de experiencias rituales para contrarrestar las posesiones de la protagonista.

Scott Derrickson se encarga de revivir dichas posesiones diabòlicas mediante flashbacks, mientras el juicio por negligencia se desarrolla en un interesante juego que combina el drama judicial y el terror de corte religioso. Si bien los limites entre fe y ciencia miden sus fuerzas en medio del juicio, los elementos de terror incluidos en el film -que vale decir aportan algo de originalidad y no se reiteran en lo ya visto- pueden llegar a por momentos empañar el panorama del relato. Por lo cual se piensa que un guión dramático tan potente como este sumado a su carga violenta de horror hubiera corrido mejor destino en otras manos que no sean las del inexperto realizador que no consigue unir las piezas de estos interrogantes a lo largo de todo el film de manera màs uniforme. 

En cambio resulta una destacable virtud la notable estilización visual para mediante la fotografía y el montaje manejar símbolos bíblicos y aspectos dogmàticos apreciables al lenguaje del gènero y que logra atrapar tanto en la corte como fuera de ella. Sin embargo los efectos especiales muchas veces no son ni demasiados artificiosos ni espectaculares en detrimento del terror provocado. 

Sin embargo, buena parte de la suerte del film reside en el valor actoral de sus intèrpretes, en quienes reside muchas veces el vaivén emocional de la historia o el empuje dramático necesario en momentos claves. Para esto, un trío de protagonistas brillantes encabezan el reparto: Tom Wilkinson como el sacerdote acusado luce muy sólido en una personificación acertada de su papel, Laura Linney logra hacer lucir todo su despliegue histriónico para dar vida a una abogada agnóstica y ambiciosa, mientras que Campbell Scott retratara con firmeza a un duro y hostil fiscal. Jennifer Carpenter se convierte en una autentica revelación como la joven poseída en un rol del que sale airosa con una actuación arriesgada y desenvuelta. 

"El Exorcismo de Emily Rose" se rodea de un gran elenco para un film interesante de ser pensado desde su punto de vista reflexivo que le escapa al común de películas de terror que sin pena ni gloria pasan por la cartelera. Sin ser una gran obra del gènero, y con el peso de "El Exorcista" sobre sus espaldas, consigue diferenciarse del resto de un gènero ultratransitado.


Clip - trailer:

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada