jueves, 12 de diciembre de 2013

HOLLYWOOD - AL OTRO LADO DEL MUNDO (The Painted Veil, 2006) de John Curran






LATITUD DE VIDAS PARALELAS



* * *
BUENA



"Al Otro Lado del Mundo" es una historia de amor ambientada en los años '20 que cuenta la historia de Walter, un médico de clase media, y Kitty, una joven de clase alta. Una pareja de ingleses que deciden casarse por motivos equivocados y se establecen en Shanghai. En esta exótica ciudad, Kitty se enamorará de otro hombre. Cuando Walter descubre la infidelidad de su esposa, acepta en venganza un trabajo en un remoto pueblo de China azotado por una epidemia mortífera. A su pesar, Kitty se ve obligada a acompañarle. Ambos emprenden entonces un viaje que dará sentido a sus vidas, en uno de los lugares más remotos y bellos de la tierra.
 
Pueden establecerse ciertas similitudes entre este film y la recordada pieza clásica de mediados de los ’80 que dirigiera Sydney Pollack: “África Mía”. La premisa partía de una mujer establecida en una gran urbe danesa que viajaba al continente negro para establecerse debido a los negocios de su marido. Aquí el periplo va desde Londres a China por similares motivos. Es igualmente notorio y para destacar el notable contraste en las vidas de estas mujeres protagonistas, presas de un ámbito remoto y añorando un pasado donde dejaron sus sueños y verdaderas pasiones, convirtiéndolas en seres vacíos e infelices. 

La historia es una nueva adaptación de la novela "The Painted Veil" de W. Somerset Maughan que ya fuera llevada al cine en la piel de Greta Garbo en 1934 y luego con Eleonor Parker como protagonista del rol que hoy día hereda la interprete australiana Naomi Watts (y también productora junto a Edward Norton de la película). Como puede apuntarse, Naomi Watts y Edward Norton son los encargados de encarnar a dos personajes que a lo largo del desarrollo de la historia van cambiando y evolucionando a la par que la trama. 

Vale decir que Naomi Watts saca mejor rédito de su papel gracias a una composición conmovedora, mientras que Edward Norton este más contenido que de costumbre y no descolla como en otras ocasiones. Toby Jones por su parte -el reciente Capote en “Infame”- es un digno aporte secundario a quien se suma el también eficiente Liev Schreiber. Esta épica romántica que combina historia política (aquí tratado con bastante ligereza) y tradiciones culturales se ata a los estereotipos del gènero de un cine de época que conserva su calidad gracias a su prolijidad para la puesta en escena que combina lo pintoresco, lo exótico y también los conceptos dramáticos mas adaptables y comunes a la hora de concebir este tipo de historias.

La reconstrucción de época  que realiza John Curran es brillante, y nada tiene que envidiarle a un experto del tema como James Ivory. Son destacables otros rubros técnicos como la banda de sonido y la impecable fotografía que colaboran a ambientar y dotar de vida al relato. De todas maneras bien vale decir que esa prolijidad buscada en los estereotipos narrativos a los que se recurre (en la previsibilidad de ciertas situaciones) no hacen mas que distanciar a la historia de la tragedia y la pasión necesarias hasta sus momentos culminantes. 

No se trata de un film aburrido ni apático, pero por momentos resulta exigua la dosis de intimismo con la que debería de haber contado la historia tratándose de dos personajes en interno y problemático conflicto: ambos buscan redimirse, confrontarse y finalmente perdonarse. Trazando paralelismos metafóricos tanto con la distancia, la indiferencia, el rechazo y la soledad que hay entre sus mundos, sus historias confrontan proyectos y realidades tan opuestas, como con ese destino una vez soñado y que en el confín del mundo parece tan lejano de alcanzar.


Clip - trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario