martes, 3 de diciembre de 2013

CINE INDEPENDIENTE - PEQUEÑA MISS SUNSHINE (Little Miss Sunshine, 2006) de Jonathan Dayton y Valerie Faris





EL VIAJE INTERIOR


* * * * 
MUY BUENA



"Pequeña Miss Sunshine" es una road movie sobre una familia americana que rompe cualquier molde. La película presenta a una de las familias más desestructuradas de la historia reciente del cine: los Hoover, cuyo viaje a un concurso de belleza preadolescente no sólo provoca un cómico caos, sino también muerte y transformación, echando un conmovedor vistazo a las sorprendentes recompensas de ser un perdedor dentro de una cultura obsesionada con la victoria.
 
Una de las gratas sorpresas del cine independiente americano de la temporada 2006, como es costumbre en estos últimos tiempos el film rejleja un cine indie que encontró refugio y repercusión en el ascendente festival de Sundance y que creció de la mano de jóvenes y talentosos directores con su particular visión de la sociedad americana para explotar tópicos que salían de lo comúnmente abordados. “Pequeña Miss Sunshine” es al mismo tiempo una  sátira sobre la sociedad norteamericana, pero sin la ironía y la perversión de Todd Solondsz (“Storytelling”) o Neil La Butte (“Persiguiendo a Betty”), y una comedia disparatada con espíritu de road movie que nos muestra la radiografía de una familia disfuncional como una porción sectorizada de la propia sociedad americana, con un dejo de amargura, pero con mucha picardía y magia a la vez.

La clave fundamental para congeniar todos estos aspectos la encuentra en un guión sólido, que pocas veces se pierde en intrascendencias y en un elenco de lujo, con grandes intèrpretes que suelen brillar en este tipo de pequeñas producciones, sin ser estrellas rutilantes del firmamento del Hollywood mas comercial. Greg Kinnear es un actor subvalorado y aquí demuestra su gran talento desplegando la ambigüedad de un cuarentón jefe de familia con la receta ideal para motivarse y alcanzar el éxito, aunque su vida personal este plagada de frustraciones. Es grato ver desenvolverse con soltura a Steve Carrell en un papel dramático, virtud que también le hemos visto a Ben Stiller, a quien comienza a parecerse màs y màs. La genial y siempre dúctil Toni Collette, el experimentado Alan Arkin que tuvo su mejor momento actoral allá por los lejanos años ‘60 y la sorprendente Abigail Breslin completan el reparto.

El film toca aristas conocidas como la falta de comunicación en la familia, la realización utópica y las miserias del sueño americano, así como también la búsqueda desesperada del éxito en mayor o menor medida marcado por el patetismo de un estilo de vida o lo bizarro de una citación dramática. Elementos que se van acomodando a las necesidades del guión para cerrar lo mejor posible a pesar de algún que otro exceso narrativo, pero funcional al animo del espectador. 

A diferencia de las películas de terror que absorben personalidades de la TV para convertirlos en cineastas y así reciclar viejos éxitos o se agotan en secuelas, el film demuestra que dos directores surgidos del ámbito de la publicidad y los video clips entienden el lenguaje cinematográfico y tienen en comùn algo tan esencial como simple: una buena historia para contar.


Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada