viernes, 1 de noviembre de 2013

CINE INDEPENDIENTE - SECRETOS DE UN SECUESTRO (The Clearing, 2004) de Pieter Jan Brugge






LA SOMBRA DE LA VERDAD
 



* * * 
BUENA



Wayne y Eileen Hayes parecen estar viviendo el sueño americano. Pero todas las ilusiones saltan por los aires cuando Wayne es secuestrado a plena luz del día en la apacible propiedad que los Hayes poseen en Pittsburgh. Bajo la lupa de una concienzuda investigación llevada a cabo por el FBI y en su propia introspección, Eileen, la mujer de Wayne, se convierte también en víctima. El interrogatorio le hace conocer una vida oculta sepultada debajo de las apariencias extrañas; las sospechas, los secretos, las carencias, y lo que ocurre en el proceso de lograr hacer realidad el sueño americano. 

Su aparente conformismo se verà truncado cuando se encuentre privada del hombre que ama, al tiempo que descubre la cara oculta de un engaño y el desmoronamiento moral, ante los ojos de una sociedad que los ve como modelos. De repente, el hombre que en un momento determinado de su vida se jactaba de ser un astuto negociador descubre que su destino no está a su merced, sino en manos de un secuestrador con todo por perder y muy poco por ganar.

Sobrio thriller de contexto actual, la vuelta de Robert Redford a un rol principal de categoría no podría haber sido de mejor manera. Un tema de continencia actual como resulta el terror de los secuestros, brillantemente combinado en sus aristas dramáticas como de suspenso que pone como contrapunto un hecho criminal que tiene como polo a dos clases sociales opuestas. De esta forma, la trama se centra en un empresario secuestrado que establece un violento duelo con su secuestrador mientras por otro lado su familia intenta convivir con la angustia y liberarlo por todos los medios.

La dirección del nòvel realizador Pieter Jan Brugge es acertada en cuanto al ritmo que sostiene el film a lo largo de su duración, a pesar de concentrarse prácticamente en dos ambientes únicamente, mèrito reconocible en mantener el clima de suspenso en alto nivel a lo largo de todo el desarrollo, a pesar de los contenidos eminentemente dramáticos de la trama. Los elementos policiales están siempre presentes enriqueciendo la historia, asì como rubros técnicos muy bien cuidados que resultan vitales a la hora de generar el àmbito propenso que ofrece el suspenso.

La mencionada historia tiene como centro un secuestro, como móvil un misterio que se devela al final y como exposición argumental dos polos opuestos: uno que enfrenta a la victima con el victimario y el otro que muestra de forma implacable el mundo de una familia destrozada por dichaa pèrdida, acosada por fantasmas del engaño y buscando, de forma desesperada desentrañar la verdad enmascarada. Como si de capas de superficie se tratara, dicha visiòn parece tamizada segùn el prisma de realidad desde donde se la observe. Con este propòsito, las vetas dramáticas que propone el guión son claras y no pretenden caer en conformismos, aunque si alecciona en cuanto a una realidad incontrastable y a una conducta que muchas veces no tiene una explicación lògica o un  justificativo moral.

En el elenco nos encontramos con un correcto -si bien contenido- Robert Redford, un personaje de principios y consagrado en su propio sueño americano. Por otro lado tenemos a su antagonista, Willem Dafoe, quien reniega de su miserable vida, pero se niega  a poder cambiarla y acaba siendo preso de sus propias frustraciones, limitaciones y temores. Por ultimo, Helen Mirren agrega a su nutrida carrera un personaje de matices interesantes, una mujer cuya existencia parece estar resulta. 



Clip - trailer:
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario