martes, 29 de octubre de 2013

CINE ORIENTAL - EL IMPERIO DE LOS SENTIDOS (Ai no corrida - L'Empire des Sens, 1976) de Nagisa Oshima


 




¿AMOR ES DOLOR?



* * * *
MUY BUENA



El imperio de los sentidos es una película franco-japonesa de 1976 dirigida por Nagisa Oshima que narra, de manera sexualmente explícita, un hecho ocurrido en la realidad en Japón, en la década de 1930. Fue un film que generó una gran controversia en su estreno. Aunque la intención del director fue darle una distribución comercial muy amplia, las escenas de sexo explícito entre los actores principales (Tatsuya Fuji y Eiko Matsuda) generaron una censura que, al menos en Japón, sigue vigente en la actualidad (la película sí se exhibe, pero con escenas cortadas).

El título en japonés "Ai no korîda" nos remite a las fuentes intelectuales que influyeron sobre Nagisa Oshima en esa época – en particular los escritores franceses Michel Leiris y Georges Bataille. El título en francés L'Empire des sens (El imperio de los sentidos) es una ironía derivada de la del libro L'Empire des signes (El imperio de los signos, Roland Barthes, 1970), acerca del Japón.

La preposición "In" del título en inglés se generó a partir de un error en la traducción. La persona encargada de diseñar los materiales en inglés para la película asumió que la palabra "in" ("dans"), que aparecía en el material de la producción en francés, no se refería a los actores que aparecían en la película, sino que formaba parte del propio título. El nombre conservó esa equivocación, y los títulos que se han utilizado para este filme en otros idiomas han hecho del error una tradición.

La historia transcurre en 1936 en Tokio, cuenta la historia de Sada Abe (Matsuda), ex prostituta, que ahora trabaja como parte de la servidumbre de un hotel. Conoce allí al propietario del hotel, Kichizo Ishida, casado con la ama, y muy activo sexualmente, y ambos se hacen amantes de una manera tan intensa que buscan experimentar en lo sexual con prácticas sadomasoquistas y otras autocomplacencias.

La pareja de amantes vive una historia de amor llevada hasta límites inimaginables. La pasión se ha adueñado de ellos y el sexo ha pasado a ser lo único importante de sus vidas. Las ansias de la mujer por poseer a su hombre parecen inagotables y crecen cada día más hasta llegar a confundir el placer con el dolor.

Las estrictas leyes de censura en Japón no habrían permitido la finalización de la producción de la película, considerando la postura estética del director. Para superar estas dificultades, la producción se registró oficialmente como francesa, y el material filmado terminaría por ser procesado y editado en Francia. En su estreno en Japón (y en todas las ediciones generadas a partir de entonces), las escenas sexuales se han censurado.

Inicialmente la película se prohibió en su estreno en el Festival de Cine de Nueva York de 1976, pero tiempo después comenzó a exhibirse en los Estados Unidos sin cortes, algo muy similar a lo que ocurriría en Alemania. Como dato anecdótico, cuando fue estrenada en Estados Unidos, la venta de huevos se incrementó inesperadamente. La película apareció en video casero sólo hasta el año 1990.

Su tendencia al golpe de efecto a través de la explotación del elemento erótico como el gen prohibido, es la característica principal de la película: no hay tabú que no rompa. Por sus imágenes desfilan la gerontofilia, s&m, asfixia, bondage, sexo oral, sexo anal, violaciones, coprofagia, mutilaciones, fetichismo, pedofilia y hasta desnudos. Y otra cosa tiene en común con el porno, y es que sus actores no fingen. Cultivada a fines de la revolución occidental de los '60 que trajo aires de liberación, la película es inconfundible  hija de su tiempo, los setenta. La época en la que el sexo eclosionó en el cine haciendo añicos mas de un dogma a priori inquebrantable: "El último tango en París" de Bertollucci, "El decamerón" y "Saló" de Passolini, así como "Enmanuelle", "Garganta profunda" y tantas películas soft core que dieron vida al cine erótico.

Oshima propuso para el cine nipón unos objetivos más formalistas, en el “que la imagen y el proceso de montaje se convirtiesen en la verdadera esencia” del cine, y que al mismo tiempo rechazara “los métodos tradicionales del cine japonés, tales como el naturalismo, el melodrama, el sentimiento de victimización y la politización. En estos aspectos, El imperio de los sentidos fue la producción que globalizó la figura de Oshima dentro y fuera de Japón.

Por razones relacionadas con las normas de exhibición locales, se han eliminado distintas partes de la película en cada país. Por ejemplo, el Comité Británico de Clasificación de Películas le asignó un certificado "18" (apropiada sólo para adultos) y dejó intactas todas las escenas sexuales. Sin embargo, el filme se distribuyó sin modificación alguna en Francia, en los Estados Unidos, en los Países Bajos y en muchos otros lugares. En cambio, hasta septiembre del 2007 aún estaba prohibida en su totalidad en lugares como la República de Irlanda.

En Canadá, cuando se presentó ante los comités cinematográficos en la década de 1970, la película se rechazó en todas las jurisdicciones, con excepción de Québec. Hacia 1991 comenzaron a autorizarla algunas provincias y a otorgarle un certificado. Sin embargo, las Provincias Marítimas rechazaron la película nuevamente debido a que las normatividades de la década de 1970 (Comité de Clasificación de Películas de las Provincias Marítimas) seguían en vigor.

La película no analiza en profundidad la condición de Abe como personaje del folklore japonés a diferencia de otro ejemplar del género rosa, dirigido por Noboru Tanaka -"A Woman Called Sada Abe"-, explora este tema más directamente. "El Imperio..." se centra, en cambio, en las relaciones de poder entre los personajes femenino y masculino.

Muchos críticos han escrito que la película es también una exploración de los rasgos mórbidos del erotismo en la cultura japonesa y de su obsesión por la muerte. Oshima ha sido criticado por usar escenas de sexo explícito para atrapar la atención del público, pero el director afirma que esa característica, el sexo explícito, es precisamente uno de los elementos centrales del diseño de la película, desafiando los tabúes culturales mas arraigados de aquella época.

Si la idea platónica de Belleza en sí misma, incorruptible, universal y perfecta, la trasladamos al placer, probablemente lo que encontraríamos sería algo así como "El imperio de los sentidos".

Esta cinta es el sueño erótico más morboso que nos podríamos imaginar, hecho película. A pesar de todo, trasciende más allá de una simple visión pornográfica. La sensualidad y la locura de los personajes, completamente desbocados por su situación de extremo regocijo, hace aflorar las inquietudes más profundas del ser humano en el ámbito de relación carnal con la pareja a la que se ama.

En cierto modo, se adaptaría fielmente a la idea hedonista de la búsqueda del máximo placer como objetivo o razón de ser de la vida, como camino a seguir para encontrar la felicidad. Polémico entre films polémicos, este osado intento supuso un gran triunfo frente a la censura de todo el mundo: el poder plasmar en el celuloide una idea que sale desde una concepción de libertad de expresión que no distigune entre obsenidad y obra de arte.


El tratado sobre sexo que se hace en El imperio de los sentidos no es ni más ni menos que una búsqueda desesperada por conseguir el máximo placer desde el ejercicio más puro de la libertad de los protagonistas. El tema de las relaciones de poder entre los personajes femenino y masculino, el consumo de bebidas alcohólicas y la utilización de un lenguaje más propio del cine porno underground fueron las herramientas que Oshima utilizó para clamar contra la censura.

El autor realizó la labor inversa a la censura: comenzó a destruir desde dentro. Utilizar lo prohibido para romper con los tabús. Así, El imperio de los sentidos, puede observarse como una expresión concreta de la libertad de expresión. Si se logra vencer los paradigmas y perjuicios, la película, resulta interesante, puesto que permite acercarse a un director único, que no claudica en desnudar la naturaleza humana.


Clip - tráiler:

7 comentarios:

  1. sabrás donde se puede descargar esta película sin censura ??? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.identi.li/index.php?topic=104042

      Eliminar
  2. Sin censura? Me temo que muy difícil, si llego a conseguir algún link te aviso.

    ResponderEliminar
  3. Y el libro sobre esa película, es posible encontrarlo en alguna parte? Creo que la imaginación lleva más allá. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probá con el libro de Barthes en este link de descarga: http://es.scribd.com/doc/102296908/Roland-Barthes-El-imperio-de-los-Signos#scribd

      Eliminar