sábado, 24 de agosto de 2013

HOLLYWOOD - SOY LEYENDA (I Am Legend, 2007) de Francis Lawrence


 

 
 
LA ÚLTIMA RESISTENCIA

 

* * 
REGULAR

 
Robert Neville es un brillante científico, pero a pesar de esto no ha podido impedir la expansión de un terrible virus imparable, incurable y creado por el hombre. Neville, de algún modo inmune a este virus, es ahora el último superviviente humano que queda en la ciudad de Nueva York y quizás en el mundo. Durante tres años, Neville ha enviado todos los días mensajes por radio para encontrar otros supervivientes. Pero no está solo. Víctimas mutantes de la plaga –los infectados– merodean en las sombras, vigilando cada uno de los movimientos de Neville, esperando que éste cometa un error fatal. Neville se ve impulsado hacia la única misión que le queda: encontrar la forma de dar marcha atrás a los efectos del virus utilizando su propia sangre inmune. Pero sabe que está en condiciones de inferioridad y que se le acaba el tiempo.
 
Las historias de zombies dentro del enorme abanico que ofrece el cine de terror son un plato más que fuerte a la hora de acaparar audiencias jóvenes. En “Soy Leyenda” estos seres se presentan como la gran amenaza en medio de una humanidad al borde de la extinción. Como punto de partida para una trama, es un panorama convocante y aterrador que en el cada vez mas recurrente cine de ciencia ficción.  Resulta así una propuesta mas cercana a una moda de repetición, y que mejor que Will Smith en el papel de héroe, aquel mismo que salvó al mundo en “Día de la Independencia”, en “Yo Robot” o en “Hombres de Negro”.
 
“Soy Leyenda” tiene su origen en la novela homónima de Richard Matheson un clásico de la literatura de ciencia ficción. No es la primera vez que esta historia es transpuesta a pantalla: fue adaptada al cine en “The Last Man on Heart”, que protagonizó Vincent Price en 1964 y “The Omega Men” de 1971 interpretada por Charlton Heston. Si bien quien haya leído la novela notará que la amenaza eran en ese entonces vampiros, el tópico de los muertos vivos resulta a fines de los ’60 más que paradigmático. No olvidemos que George A. Romero con su “Noche de los Muertos Vivos” fue precursor de este luego transitado sub género, aunque es innegable que el hecho de que los zombies cinematográficos de “Soy Leyenda” presentan una raíz muy fuerte en su origen vampiro, a partir de no poder ver la luz.
 
El nuevo trabajo del director Francis Lawrence, de fallida labor en “Constantine”, retrata a la perfección lo desolador y terrorífico  de una ciudad devastada por un virus que dejó a la humanidad al borde de la extinción. Una Nueva York reconocible en su esencia, pero destruida y post apocalíptica es captada a la perfección mediante una fotografía lúgubre que remite a “Exterminio” de Danny Boyle y que dicha ambientación, sumado a los efectos especiales utilizados es el punto mas sobresaliente de un film que no sabe aprovechar un a priori buen sustento temático.
Correcta en su vigor dramático, el film durante su primera mitad explora espacios narrativos, con un suspenso bien dosificado y un sobrio acercamiento a lo íntimo de su personaje principal, a través del cual conocemos las verdaderas dimensiones de la catástrofe y lo que poco a poco nos va acercando a la tragedia de este hombre solo. Es una lástima que la segunda mitad del film se haya volcado a las conveniencias comerciales de los estudios. Finalmente resulta ser un mero producto de ficción mas, donde lo marco por la obviedad desdibuja artísticamente un interesante acercamiento a lo apocalíptico en función a sus constantes referencias al mundo actual o cercano en lo real.
 
El film se permite mediante la caracterización de su personaje principal, un homenaje a Bob Marley y varias citas cinéfilas entre las que se destaca una edición de colección de “Buenos Muchachos” (Martin Scorsese, 1990) que Robert Neville guarda en su ropero. Aunque en el film existe mas de una auto parodia que tiene mas que ver con esas intervenciones poco acertadas que con el acierto…es un tanto exagerada las referencias a tanques contemporáneos de Hollywood que dan al film un aire mas comercial y marketinero que post-apocalíptico, propio de los tiempos superficiales en que vivimos.
Will Smith, por su parte, se las ingenia para llevar adelante con su solvencia característica a su personaje, un papel muy cargado psicológicamente por las eventualidades que le toca vivir, poniendo el acento el director (mediante primeros planos en el expresivo rostro de Smith) en las reacciones que tiene producto de las vivencias extremas que atraviesa y en las cuales consigue transmitir toda la carga dramática de un film poco homogéneo en cuanto a la tensión que transmite. Aquella que se ve diluida en sus climas por intervenciones que intentan ser graciosas y acaban por ser poco simpáticas.

Volviendo a Smith y su exigente labor personal, el film esta narrado casi como un unipersonal donde el actor no sale de pantalla y puede decirse que lo poco de virtuoso que logra la película es apoyarse en su talento dramático, en el cual reside casi la totalidad del interés que genera en el publico este hombre solitario con la pulsión innata de supervivencia en medio de un panorama tan desesperanzador como cercano en el tiempo.


Clip - tráiler:

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario