martes, 6 de agosto de 2013

HOLLYWOOD - VUELO NOCTURNO (Red Eye, 2006) de Wes Craven







PASAJERA EN TRANCE
* * *
BUENA



Lisa Reisert odia volar, pero el terror que le aguarda en su vuelo nocturno a Miami no tiene nada que ver con eso. Momentos después del despegue, el compañero de asiento de Lisa, Jackson, le hace una siniestra revelación, la verdadera razón por la que está abordo: él es el artífice de un complot para matar al Comisionado de Homeland Security... y Lisa es la clave para conseguirlo. Si ella se niega a cooperar hay un asesino esperando la llamada de Jackson, dispuesto a matar a su padre. Atrapada a 30.000 pies de altura, Lisa no tiene hacia donde huir y ninguna forma de ayudar a salvar la vida de su padre, la del resto de pasajeros y la suya propia.

Necesitaba reivindicarse el bueno de Wes Craven después de su rotundo fracaso con el film "La Marca de la Bestia", un film payasesco y parodiado hasta el limite mas ridículo que resultaba una sombra de todo lo bueno que Craven había aportado al genero. No es sobresaliente este retorno, pero si aprueba como una vàlida opción del gènero que sin necesidad de reinventarlo ni demasiadas pretensiones, aporta mejores valores que su incursión anterior. 

Sin embargo, el buen retorno a la senda de Craven no tiene que ver con el gènero del terror que tanto le redituó, sino con el thriller psicológico, terreno al que se juega el film sacando provecho del miedo a volar increscendo por estos días y las sucesivas tragedias en vuelo de los últimos tiempos. El mèrito mas importante del film es la dirección de Wes Craven. El oficio depurado del director y su experiencia para poner el acento en el momento justo que lleve al clímax de tensión y al sarcástico humor negro luego para relajar la tensionada escena resultan dos golpes de efecto ideales que sostienen el interés de la trama.

Gran labor del autor en su manejo de tiempos y momentos -apoyado en impecables rubros técnicos como sonido, fotografía y montaje- que sirven para disimular las falencias del guión que para continuar la trama muchas veces apela al cliché, a los lugares comunes o a veces inexplicables que justifican al genero para desarrollar el devenir de la historia. 

Esta falencia, logra quedar un tanto disimulada gracias al acierto del director de presentarnos la historia y sus personajes a medida que frenéticamente traslada la acción hacia el aeropuerto -punto de encuentro de los dos personajes claves la trama-, luego al avión donde los personajes desataran un autentico duelo de nervios a contrarreloj y en las alturas y, finalmente, a tierra firme donde la trama tendrá su desenlace, entre persecuciones y atentados. En una tensa escena donde victima y victimario juegan al gato y al ratón en un desigual juego casi mortal, Craven se encarga de construir con la maestría que el gènero requiere y èl tan bien conoce.

El elenco lo encabeza una pareja joven y con atractivo: Rachel McAdams logra una actuación convincente; con soltura y dinamismo consigue reflejar el estado de animo de su personaje y el conflicto moral al que se enfrenta que la llevan a tomar una decisión drástica y determinante para el desenlace del film. Cillian Murphy por su parte, completa la pareja actoral en lo que lo ubica como un paso adelante a la hora de componer villanos, tal lo había hecho para "Batman", quien sin excesos ni caricaturizaciones cumple como el malo de turno. Este duelo de nervios protagònico y una vida en juego que mantiene en vilo la trama resultan como disparadores emocionales que a manera de efecto dominò deparara buenos sustos y más de una sorpresa.


Clip - trailer:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada