viernes, 12 de julio de 2013

CINE INDEPENDIENTE - HARD CANDY (ìdem, 2005) de David Slade





BOCADO AMARGO
     

* * *
BUENA



David Slade, un director debutante proveniente del terreno del video clip aunque con bases sólidas, no es un improvisado como la mayoría que se ve hoy en día haciendo dicha transición. El novel director maneja con sobriedad la cámara y su acierto a la hora de colocar la misma en el lugar y momento indicado brindan a la historia un clima atrapante e intenso con un increscendo de suspenso que hace al film interesante. “Hard Candy” triunfò en varios festivales de cine independiente internacionales hasta llegar a Cannes, quizás el suceso que le abrió las puertas al gran circuito comercial.

Hayley es una adolescente lista y encantadora, pero hasta las chicas listas cometen errores. Se encuentra en un café con Jeff, un joven al que ha conocido a través de Internet. Y aunque Jeff es un fotógrafo atractivo y moderno de treinta y pocos años, Hayley no debería sugerirle que vayan los dos a casa de Jeff solos. Hayley está convencida de que Jeff no tardará en confesarle que no es ella la primera adolescente a quien ha llevado a su casa y, además, está segura de que su prisionero sabe lo que le ocurrió a Donna Mauer, otra adolescente que desapareció del café favorito de Jeff. Y si no está dispuesto a confesar, Hayley pondrá en marcha su siguiente plan.

Como en “Juego Siniestro” (remake de la original “Pacto Macabro”) donde Michael Caine y Jude Law rivalizaban dentro de una gran mansión durante el film completo, aquí el film reside en el duelo actoral que emprenden Patrick Wilson (una cara cada vez mas conocido gracias a “Secretos Íntimos” o ”Angels in América”) y Ellen Page (revelación por la reciente “Juno”) recluidos en una finca alejada del ruido urbano donde se desatarà la tragedia entre este presunto pedòfilo y la pseudo adolescente. Permanentemente en pantalla, en ellos reside gran parte del éxito del film, una trama narrada y apoyada en el desarrollo dramático de sus personajes que gracias al talento de ambos sobrelleva la incongruente extrema madurez de esa niña contrapuesta a la seducción de un solitario seductor de menores.

”Hard Candy” es un estilo de cine independiente norteamericano, distinto a la concepción que el cine comercial tiene del gènero suspenso, atándolo a reglas de estudio que lo limitan y lo hacen resultar monótono. El film es una opción distinta cuyo final, realista pero demasiado frío, no esta de todas formas a la altura de las expectativas planteadas, excesivas en un comienzo. Es cierto, el film toca un tema delicado, tabú y aberrante como la pedofilia hasta llegar a límites escalofriantes, escenificando una castración humana con notable capacidad, recursos técnicos y actorales para resultar lo más logrado del film a nivel emocional. 

Tal intento de abordar una temática compleja es de por sì audaz y valorable y, sin dudas, deja abierta la discusión y la polémica que plantea en esta disyuntiva que deja a entender del espectador su postura y condena sobre y hacia los abusos infantiles. Los peligrosos limites de lo real y lo virtual y la justificada o no justicia por mano propia subyacen como temàticas de interès social, provocativas y no ajenas a la polèmica.


Clip - trailer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario