lunes, 29 de julio de 2013

CINE EUROPEO - Mrs. HERNDERSON PRESENTA (Mrs. Henderson Presents, 2005) de Stephen Frears





UN SINCERO HOMENAJE AL MUNDO DEL TEATRO


* * * 
BUENA




Londres, 1937. Laura Henderson, una mujer adinerada y con contactos, acaba de enterrar a su amado marido. Y ahora, de repente, se aburre. A sus 69 años, tiene demasiada energía y vitalidad para disiparse como una amable viuda. Lo que necesita, dice su amiga Lady Conway, es un hobby. ¿Coleccionar diamantes, hacer obras de caridad, quizás? Pero, para disgusto de sus amigos, en vez de esto decide comprar un teatro, el Windmill, en el corazón del Soho. No tiene ni idea de cómo llevar un teatro, así que contrata a Vivian Van Damm, un experto del negocio del espectáculo que también se ve sorprendido por la señora Henderson y sus maneras excéntricas, provocativas y maleducadas también. Van Damm le prohíbe asistir a los ensayos por sus continuas interferencias, así que ella se disfraza varias veces para poder espiarle. Su relación de amorodio producirá una renovación histórica en el teatro británico. 

"Mrs. Hernderon Presenta" resulta un film un tanto impersonal para lo que estamos acostumbrados a ver de Stephen Frears: desde "Ropa Limpia, Negocios Sucios" hasta "Dirty Pretty Things" donde Frears se mostraba como un cineasta con estilo y lenguaje propios y siempre provocador e incisivo. Acá, en este relato, da paso a ciertos formalismos y previsibilidades en una historia que esta contada en medio del horror de la Segunda Guerra Mundial y que toma el ámbito del teatro como inagotable fuente de expresión artística para, a medida que lucha contra la censura, llevar un poco de alegría y de vida a tal desolador panorama.

Frears, gracias a una notable recreación de época que se apoya en rubros técnicos perfectos para darle al film una dimensión apropiada, trabaja tonos que van desde lo agridulce a lo nostálgico y desde lo sentimental a lo cálido para mostrar la Londres azotada por la guerra, pero haciendo mas hincapié y prestándole mas atención al mundo femenino y sus limitaciones y los preconceptos de los cuales era objeto por aquellos años, cuando la censura, por ejemplo, prohibía los desnudos en escena o limitaba otro tipo de expresiones artísticas como las revistas musicales y los vodevill. 

Así el film oscila entre ser un drama de guerra y una comedia dramática sobre el mundo del espectáculo, mas precisamente sobre el teatro y el amor y la dedicación a este, un espacio tan hecho a pulmón y a esfuerzo y tan necesitado del aporte humano. Judi Dench se luce con un papel y una película hecha a su medida, domina con su presencia de dama inglesa del mundo del teatro. La por entonces reciente nominada al Oscar por este rol comparte cartel con el igualmente experimentado Bob Hoskins que sabe dotar a su personaje de las gestualidades y el carácter clásico que le vemos al actor impostar en cada interpretación. 

Pero, al fin, en una película sin demasiadas sorpresas y con una construcción que pendula entre el musical, el drama y la comedia, tanto Dench como Hoskins saben hacer lo mejor les sale, y aprovechan estos personajes antagónicos para adueñarse del relato y otorgarle al film un aire de diversión, revisión histórica y emoción en una película que se ataña a sus moldes para resultar correcta y vàlida de ver.


Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada