jueves, 11 de julio de 2013

CINE DE AUTOR - JUEGOS DE PODER (Charlie Wilson's War, 2007) de Mike Nichols






RADIOGRAFÌA DE UN POLÌTICO



* * * *
MUY BUENA



Divertida, desprejuiciada y contundente resultan términos que no van demasiado de la mano con el cine político que acostumbra hacer Hollywood, intentando -en vano- lavar las culpas de los errores de su propio gobierno. Esos tres adjetivos -y virtudes- suma “Juego de Poder”, que sumado a la fina ironía de “Mentiras que Matan” y la acidez irresistible de “Bullworth” hacen de este último film del inagotable Mike Nichols (brillante desde “El Graduado” hasta su reciente “Closer”) una gran película hecha en Hollywood y sin sus viejos y conocidos clises. 

Basada en hechos reales, esta historia sobre un diputado demócrata de Texas contrasta el discurso político más estereotipado, las ambiciones de poder, las alianzas, las promesas en vano y las conocidas jugadas sucias del mundo de la política. El centro del relato es un candidato a senador: promiscuo, cocainómano, afecto a los excesos, las mujeres, corrupto y poco devoto de su labor, para la cual no parece ser el individuo más indicado. Sin embargo, ante el ojo pùblico, Charlie Wilson era un congresista soltero de Texas cuya personalidad de buen vividor escondía una mente política muy astuta, un profundo sentido del patriotismo y una gran compasión por los más débiles.

El film tiene todos los elementos de una sátira absurda pero creíble, es una biopic atípica que se acerca a un personaje delirante e impredecible y la vez, entre tanto humor picante, se desliza una veta de realismo que aporta el acertado enfoque que se realiza sobre el contexto geopolítico actual. A su vez, desmitifica esta cuestión de tomarse con agudeza y ceremonia sermón mediante las miserias políticas que desembocan en guerras sin sentido y en más que crueles consecuencias. 

Desde otra óptica y con un punto de vista bien particular, “Juegos de Poder” se acerca a un grave inconveniente que hoy DIA afronta la política internacional de Estados Unidos sin la solemnidad de films tan validos como “El Sospechoso”, “El Camino a Guantánamo” o “Leones por Corderos” esta historia es un tipo de denuncia que renueva la pantalla con lucidez y originalidad. A estos fines, diálogos punzantes dan divertimento al film generando situaciones que aprovechan personajes llenos de matices y contradicciones. 

Un magnifico Tom Hanks, la siempre encantadora Julia Roberts (en su vuelta a la pantalla tras tres años de ausencia) y el prolífico Philiph Seymour Hoffman conforman un trío protagónico de lujo que Nichols logra reunir y hacer funcionar a la perfección. Un tópico que apunta sin rodeos y de frente, con cinismo y certezas a despertar conciencias en la mediocridad y el desinterés que genera la mala información de una porción de la sociedad norteamericana. Provocadora y audaz son dos adjetivos que también le sientan a la perfección y que no son muy común ver por estos tiempos. Y eso también la hace una gran película.


Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario