jueves, 27 de junio de 2013

HOLLYWOOD - EL ILUSIONISTA (The Illusionist, 2006) de Neil Burger







HIPNOSIS


* * * * 
MUY BUENA 


 
Casualidad o no el cierre de la temporada cinematográfica 2006 nos presentò dos producciones que tienen en común la temática que abordan sobre la magia y el ilusionismo. A “El Gran Truco” se le suma “El Ilusionista”, un film que nos plantea una historia que se va desarmando ante nuestros ojos, en una trama que mezcla romance, misterio y fantasía con habilidad, valores propios y originalidad. 

“El Ilusionista” entonces, juega narrativamente con los límites de lo creíble combinando drama y suspenso para lograr crear un universo fantástico que se transforme, acto de magia mediante, en verosímil, sin alardes ni regodeos en lo espectacular, sino en un arte de perfección diaria, como toda expresión artística. Para intensificar aùn mas la trama, idcha pràctica està vista por la intolerante monarquía gobernante como un espectáculo de feria, subversivo, peligroso y digno de persecución. 

Cuando Eisenheim comienza a actuar con su asombroso espectáculo de ilusionista en Viena, pronto corre la voz sobre sus poderes sobrenaturales, llegando a oídos de uno de los hombres más poderosos y pragmáticos de Europa, el príncipe heredero Leopold. Convencido de que el mago no es más que un experto impostor, Leopold asiste a uno de los espectáculos de Eisenheim. Pero cuando la bella prometida del príncipe, Sophie von Teschen, aparece, Eisenheim y Sophie se reconocen de la infancia y un amor latente revive. 
 
Con Eisenheim y Leopold luchando por el afecto de Sophie, pronto se hará evidente que ambos están dispuestos a no poner límites para reivindicar y mantener su amor. La relación clandestina continúa y el inspector de policía Uhl tiene como misión, por órdenes de Leopold, desenmascarar a Eisenheim, por lo que intensifica sus esfuerzos a pesar de que el mago sigue cosechando grandes éxitos entre su público. Mientras que Uhl insiste tenazmente en descubrir los trucos de este hombre, Eisenheim prepara su número más ambicioso.

Neil Burger estructura una puesta en escena perfecta en los aspectos técnicos desde donde se destaca una atractiva fotografía de colores apagados y pasteles que le dan un aspecto documentalista casi pasado de moda en términos estilísticos que se agregan a un acertado uso de los efectos especiales y del montaje, una labor clave que el director explota para enriquecer el panorama visual del film que provoca los sentidos, tal lo es un ejemplo la hipnótica secuencia final de cierre del film que precede a los títulos. 

De esta manera, el espectador es sometido al mismo juego que alguien que presencia un número de magia y el efecto de sorpresa y fascinación va de la mano de forma inmediata con la supresión de toda lógica que deja fluir la capacidad de creer lo imposible apelando a la inteligencia del espectador, un factor poco común por estos tiempos donde se busca un consumidor cada vez mas pasivo y menos comprometido fruto de las convenciones comerciales de estos tiempos. 

Un sólido elenco que nos devuelve a los primeros planos actorales al genial Edward Norton en la piel de Eisenheim, se le suma el genial Paul Giamatti como el honesto detective que se debate en el cumplimiento de su deber y en la fascinación por el ilusionismo, el siempre acertado Rufus Sewell para el papel de villano y la bella (solo eso) Jessica Biel que rescata el recuerdo de un amor prohibido de juventud.

Y así, como en un sorprendente truco de magia, la trama se devela en su desenlace con constantes disparadores y vueltas de tuerca (jugando peligrosamente con los limites de lo creíble) plagando la resolución de la misma de eventos que se suceden en giros arguméntales que obligan al espectador a replantearse ciertos segmentos claves de la evolución de la historia, mostrándonos una nueva y sorprendente imagen de la realidad que invita a mirar mas de cerca para poder creer sin dejar cabos sueltos, aunque desdoblando ese aura de misterio inalcanzable que ilustra al film a lo largo de su metraje. 

 

Clip - trailer:



2 comentarios:

  1. ¡Qué película! La vi cuando se estreno en cine y todas las veces que la dieron por el cable. Mi marido es un apasionado de esta película. Seguimos coincidiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que grata coincidencia por el paladar cinèfilo! Tambièn me sorprendiò muchisimo al momento de su estreno, hoy hacemos doblete con El Gran Truco.

      Eliminar