viernes, 28 de junio de 2013

HOLLYWOOD - EL GRAN TRUCO (The Prestige, 2006) de Christopher Nolan





 
VER PARA CREER   

 
* * * * * 
EXCELENTE
 


Nos encontramos ante una de las grandes sorpresas de la temporada de cine 2006, estrenado casi de forma pararela a El Ilusionista 2006, Neil Burger) un film abordado desde temàticas muy similares. Una gran película que no hace mas que confirmar el inagotable talento y la arriesgada imaginación de un cineasta joven e incipiente como Christopher Notan, mostrando una solvencia poco común en las latitudes de Hollywood por estas épocas. 

Todo comienza en el agitado Londres de finales del siglo XIX. En una época en la que los magos son los ídolos más reconocidos, dos jóvenes magos se proponen labrar su propio camino a la fama. El ostentoso y sofisticado Robert Angier es un consumado artista, mientras el rudo purista Alfred Borden es un genio creativo que carece de la desenvoltura necesaria para mostrar al público sus mágicas ideas. Al principio, son dos compañeros y amigos que se admiran mutuamante. Sin embargo, cuando el mejor truco de ambos se echa a perder, se convierten en enemigos irreconciliables e intentan por todos los medios superar al otro y acabar con él. Truco a truco, espectáculo a espectáculo, se va fraguando su feroz competición, que ya no conoce límites.

Como marca la premisa del film, todo truco de magia consta de tres momentos: la promesa (la presentación del objeto), el cambio (la desaparición del mismo), y el prestigio (la reaparición del mismo objeto), este cambio en el estado natural de las cosas y en la revelación del misterio. Es allí donde se supone que Christopher Nolan se centra para, mediante un mecanismo que recurre a un guión de estructura compleja y con múltiples disparadores narrativos, poner a prueba la indispensable atención del espectador. 

El film recurre con ssorpresa contìnua a una intrincada estructura de idas y regresos en tres etapas temporales, con flashbacks sobre flashbacks y vueltas de tuerca que semejan un truco de ilusionista para distraer la atención del público, pero que es el intrigante y ambicioso planteo de Notan para contar una historia que escapa al común de lo visto y que no deja de asombrar por su originalidad y sume al espectador en este juego indescifrable en el que a manera de cajas chinas se abren y cierran piezas de un guión que encaja a la perfección, tan sutil como efectiva. 

Detrás de una historia de rivalidades, venganza, tragedia y desamor se muestran los personajes que componen el elegante de Hugh Jackman y el duro de Christian Bale quienes se enfrentan y se desafían continuamente. En este aparente ir y venir casi lúdico, se torna -gracias a la mano de Notan- en un feedback oscuro y peligroso que deviene en un juego de dualidades, de dobleces, simetrías y paralelismos que se centran en las desmedidas obsesiones de ambos por develar y poseer el gran truco. 

El film explota este aspecto en su màxima dimensiòn para explorar la magia y la fascinación del ilusionismo mediante una trama que nos obliga a no despegar la atención ni un instante y que por si acaso cada tanto nos recuerda a prestar atención bien de cerca. Un gran acierto del film que lo acerca a la perfección lo constituye el magnetismo de la pareja protagónica, sumado a la prestancia y solvencia que entrega el inigualable Michael Caine quien funciona como sostén detrás del mago, haciéndose cargo de la mecánica de cada truco, casi en una labor protectora y paternal. 

La cuarta pieza del elenco (en un papel infinitamente menor al que merece) es la singular Scarlett Johansson, quien cumple -cuando no- la labor de objeto de deseo y resulta ser el nexo entre los dos rivales conformando un triangulo amoroso que hace peligrar aun màs el equilibrio de la trama. La participaciòn de blonda actriz abre el juego aùn màs a limites arriesgados, sumàndose a la excéntrica contribución del cantante David Bowie en la piel de un bizarro y sabio mago de antología.

Desde los comienzos del cine el genial cineasta George Melies cautivò al publico con sus trucos y pases de magia, un publico acostumbrado a la ficción documentalista de los hermanos Lumiere. Esa capacidad de encantamiento y transportaciòn que ha ejercido el sèptimo arte a lo alrgo de su siglo de vida, como pùblico siempre nos ha resultado fascinante la ilusión. El hecho de desear traspasar ese condicionamiento que limita lo real a lo racional poniendo a prueba los límites de nuestra apropia percepción superando nuestra capacidad de sorpresa. Quizás abordando nuevos mundos, dimensiones desconocidas, trucos inexplicables o las posibilidades mágicas de la prestidigitación.
 

 Clip - trailer:




4 comentarios:

  1. Todos aman El origen, pero esta película para mi gusto, es lo mejor que ha hecho Christopher Nolan. Aún recuerdo cuando tenía 10 años y fui a verla al cine y a pesar de que no le entendí nada, siempre disfrute volver a verla XD.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar tu opinión. Que bueno que siendo tan chico tengas gusto por el buen cine, seguro Christopher Nolan va a volver a sorprenderte con este tipo de films. Y coincido con vos, fue mejor que El Origen. Saludos!

      Eliminar
  2. Don Maximiliano, esta es una de mis peliculas favoritas, me encanta seguir leyendo sus críticas y seguire haciéndolo, mi primer comentario para este excelente blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, muchas gracias por la gentileza de tus elogios y por leer los artículos del blog. Sos bienvenido a dejar tus comentarios cuando gustes. Un saludo!

      Eliminar