lunes, 24 de junio de 2013

CINE DE AUTOR - BABEL (ìdem, 2006) de Alejandro Gonzàlez Iñarritu






UN PRISMA Y LA TOTALIDAD HUMANA

 
* * * * * 
EXCELENTE



“Babel” además de ser una de las grandes películas de su temporada en materias de premiaciones, es también la ratificación del enorme talento del realizador mexicano Alejandro González Iñarritu que previo a su desembarco en Hollywood hace tres años con “21 Gramos”, sorprendería a la critica y al publico con su no menos brillante y provocadora “Amores Perros”. Y en esta gran verdad que Hollywood es la gran acaparadora de talentos de cualquier parte del mundo, Iñarritu no es la excepción y ya forma parte del extenso y heterogéneo mapa cinematográfico al sur de California. 

Iñarritu se consolida así como un gran narrador de historias corales y dramas intensos y profundos que muestran un mundo falto de comunicación y de tolerancia en un estudio psicológico del ser humano puesto al borde de su capacidad lógica de reacción al permanente limite de su conducta a la vez que también es un abordaje a las distintas culturas y valores éticos y morales de sociedad que se estructuran en bases bien diferenciadas. Entre dialectos e idiomas, 7 lenguas distintas se perciben en el film y no será difícil para el espectador establecer una analogía con el titulo del film y con el posterior desarrollo del mismo. 

En las lejanas arenas del desierto de Marruecos suena un disparo que desencadena una serie de acontecimientos fortuitos que servirá para conectar a una pareja estadounidense en su desesperada lucha por sobrevivir, con los dos chicos marroquíes responsables involuntarios del accidente, una niñera que cruza la frontera de México ilegalmente con dos niños estadounidenses y una adolescente japonesa sorda y rebelde sobre cuyo padre pesa una orden de busca y captura. A pesar de las enormes distancias y de las culturas tan antagónicas que los separan, estos cuatro grupos de personas comparten un destino de aislamiento y dolor. Sólo bastarán unos pocos días para que se encuentren totalmente perdidos, perdidos en el desierto, perdidos para el mundo, perdidos para sí mismos, mientras avanzan hacia el borde del abismo de la confusión y el miedo, al tiempo que se hunden en las profundidades de las relaciones y del amor.

Al seguir de cerca la trayectoria de este talentoso director podremos ver en el una tendencia (hoy virtud, quizás mañana un defecto) a la repetición de estilo, en cuanto a utilizar un hecho trágico para entrelazar historias humanas sin conexión aparente que encuentran su punto de unión en este evento fortuito que desencadena los hechos. Marca de fabrica de Iñarritu, sabe manejar estos recursos con el suspenso y el increscendo justo para cortar de una escena, pasar a otra y fascinar al espectador que espera que ese circulo narrativo lo devuelva a esa historia que quedo trunca de desenlace pero necesaria de una resolución, dado su gran carga dramática. 

Mas allá de este pasaje temporal y espacial (para el cual Iñarritu se vale de un inteligente uso del montaje y la compaginación de escenas) es rescatable y destacable el lenguaje cinematográfico que el director utiliza y tres escenas claves bastan para ilustran la maestría del director: cuando los niños pobres disparan al aire y huyen por la montaña como quien cometió un acto de picardía para trasladar la imagen a una habitación de clase media alta donde niños corretean jugando mientras sus padres no están. O como la escena donde un niño percibe el descuartizamiento de una gallina y la sangre que inunda la escena es el pasaje siguiente al cuerpo ensangrentado de una turista norteamericana victima de un atentado. O mas aùn gràfico e impactante resulta el revuelo que se genera en torno de esta mujer y los gritos de su marido en medio de la desesperación para pasar inmediatamente al consultorio silencioso e impasible donde una hipoacusica espera ser atendida. De eso se trata de lograr climas, de impactar con escenas, de invadirnos los sentidos como lo hace la suave melodía del “Bésame Mucho” en medio de la fastuosa boda mexicana.

Desde la hipercivilizada Tokio, pasando por el desenfreno de Tijuana, al inhóspito desierto de Marruecos, y una apacible localidad de Los Ángeles la puesta en escena es elaborada y colabora con un film que cuenta con rubros técnicos perfectos, a cargo de Rodolfo Prieto se manifiesta una fotografía de gran calidad y sensibilidad mientras que el argentino Gustavo Santaolalla con su banda sonora le da al film un alma y un aura inconfundible. 

Y en este film hiperglobalizado reflejo del mundo que vivimos, el elenco no le es ajeno a esta tendencia. Acorde al film, podemos ver en roles tan solventes y convincentes como la historia lo requiere a dos estrellas de Hollywood como Brad Pitt y Cate Blanchett, al hijo artístico de Iñarritu Gael Garcia Bernal, a la sorprendente Adriana Barraza y la genial Rinko Kikuchi. La marca registrada de un cineasta que utiliza los medios de Hollywood para seguir sus propias reglas y abordar temáticas intimas y pasionales respecto a dolencias y falencias del ser humano de hoy validas para detenerse a pensar como concepto que peca de ambicioso en este cine de hoy que te da todo servido.


Clip - trailer:


4 comentarios:

  1. Muy buena tu reseña, como de costumbre. Debo decirte que a mí Babel me desilusiono un poco después de haber visto Crash, esperaba algo más intenso. Igualmente el tema es interesante, está bien llevado y es, por lo menos para mí, interesante ver como Brad Pitt no tiene complejos en mostrar sus arrugas en los párpados inferiores. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, muy buena la observación sobre Brad Pitt. Como comentábamos el otro dia sobre Cruise, es un carilindo estigmatizado, pero gran actor. A mi Crash me decepcionó, muy "armada" y estereotipada, al contrario de Babel, de la cual rescato sus "imperfecciones" para que Iñarritu no ceda a los estándares comunes de Hollywood. Gracias por tus elogios Mirta, saludos!

      Eliminar
  2. Como actor me gusta mucho más Pitt que Cruise. Como belleza masculina mi favorito es Pierce Brosnan, del cual si no me equivoco no has publicado nada, te lo dejo como "tarea". Es un gusto comentar cuando uno lee cosas que valen la pena, además creo que el trabajo que realizas bien merece que uno te de una opinión. Muchas gracias por publicar en la comunidad, un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirta, te vuevo a agradecer por tus elogios y tu gentileza. Lo que intento a travès de este espacio es transmitirles a ustedes mi pasion por el cine y sin sus visitas y contribuciones este blog no serìa nada, serìa un puro monòlogo mìo. Muchas gracias por darme ese espacio en la comunidad. Me queda como "tarea" publicar algo sobre el ex-Bond, un gran saludo!

      Eliminar