martes, 28 de mayo de 2013

HOLLYWOOD - 7, EL NÙMERO EQUIVOCADO (Lucky Number Slevin, 2006) de Paul McGuigan

 



LA VENGANZA ES UN PLATO QUE SE SIRVE FRÌO


* * * 
BUENA


  
Paul McGuigan, el nombre detrás de este proyecto, es el mismo que hace un tiemp sorprendiera gratamente con su thriller psicológico "El Departamento", un thriller en donde también tenia como protagonista a Josh Hartnett y en donde desenvolvía su gran capacidad narrativa para combinarla con una estética interesante y hacer del citado film una película interesante. En este caso con "7 - El Numero Equivocado", se adentra en el thriller una vez mas, pero combinando elementos del mas puro cine de acción, como también un humor ácido que le da toques de comedia y logra sacarle, una vez mas, el jugo a su ingenioso guión. 

En un intento de desconectar de todo y salir de Los Ángeles una temporada, toma prestado el apartamento de su amigo Nick Fisher en Nueva York. Pero las cosas sólo están a punto de empeorar. En el oculto mundo de los criminales neoyorquinos, los dos mafiosos más respetados y temidos son El Rabino y El Jefe. Anteriormente socios y actualmente enemigos acérrimos, los dos gángsteres viven atrincherados en sus fortalezas, una frente a la otra. 

A pesar de su poder, los dos están prisioneros de su propia paranoia ya que llevan 20 años sin salir de sus particulares reinos. Pero la tensión entre ellos va en aumento. Para vengar el asesinato de su hijo, El Jefe planea matar al hijo del Rabino Para solucionar el problema El Jefe contrata al conocido asesino a sueldo Goodkat, cuyo plan es de lo más sencillo: buscará un jugador que le deba mucho dinero al Jefe y le obligará a matar al hijo del Rabino.
 
Un film con altas y bajas pero de saldo positivo, con una estética a veces excesiva y caprichosa, que se extralimita en ciertas obstinaciones visuales de su director, pero una narrativa muy inteligente para construir un guión con engaños, vueltas de tuerca, giros sorpresivos que sin duda colmara a los amantes del genero. El film plantea una bisagra argumental promediando la película, con lo cual las falsees identidades (en un juego de comparaciones que remite a manera de homenaje a una película de Hitchcock) comienzan a tomar un cáliz mas real y se va revelando la trama de venganza que paralelamente nos explica una historia que paso hace casi 30 años, con la historia que vemos en la actualidad y la conexión entre ambas. 

Este hecho no afecta la estructura del film con respecto a la verosimilitud del anecdotario de hace tres décadas, por el contrario, la eleva a un nivel de interés mayor y si bien todo parece cerrar demasiado bien de golpe en film cuyo toque mas personal reside en no tener demasiadas pretensiones mas que entretener y funcionar como película de genero, donde las sorpresas, sin querer adelantar nada en absoluto, funcionan.

Un nutrido elenco conforma el reparto de la película, destacándose Josh Hartnett como protagonista central en una aceptable interpretación. Pero lo mas interesante del elenco esta en sus figuras secundarias: Ben Kingsley como el implacable "rabino", Morgan Freeman como el temible "jefe" y Bruce Willis como el asesino a sueldo, tres interpretes de lujo que no tienen demasiadas dificultades para componer sus papeles y solo necesitan apelar al oficio innato que poseen. Si bien el elenco se compone de mas figuras de renombre, no todas las elecciones de casting fueron apropiadas, ya que un tanto perdidos en el relato y desaprovechados en la historia se encuentran Stanley Tucci, Robert Forster y Danny Aiello.

Clip - trailer:




No hay comentarios:

Publicar un comentario