miércoles, 22 de mayo de 2013

CINE MUDO - EL PIBE (The Kid, 1921) de Charles Chaplin




LA RISA ATEMPORAL


* * * * *
EXCELENTE


Resulta todavía más impactante que el tiempo y la distancia no hayan anulado el nexo entre el artista y el público, aunque desde la creación de la obra hayan pasado casi 90 años. Justamente esto sucede con El pibe, dirigida, escrita y actuada por el legendario Charles Chaplin en 1921, época en que el cine todavía era mudo y las desventuras de un vagabundo podían conmover.

Al juntar de esta manera dos elementos de la cultura popular -el circo y el folletín-, Chaplin se acerca al público masivo, sin distinción de nacionalidad, clase social, género, ni edad. Su destreza como mimo y acróbata y sus innovaciones en la técnica de filmación superan el paso de los años. De hecho, la escena en que Carlitos se trepa a los techos de las casas, para luego abordar de un salto el camión que lleva al chico a un orfelinato, es una muestra de que el talento de este cineasta aparece tanto en la actuación como en la dirección.

En cambio, las sentencias que acompañan el desarrollo de la historia, el tipo de argumento narrado y la presencia sistemática -en casi todas las secuencias- del vagabundo conforman los puntos débiles del trabajo de Chaplin, muchas veces criticado por su grandilocuencia, por lo pretencioso de sus temas y por el afán de querer abarcarlo todo. Sin embargo, lejos de quedar enredada en estas limitaciones, "El pibe" todavía saca a relucir lo mejor de sí y lo más sabroso del trabajo chapliniano. Es un hecho: Carlitos y su chico nunca envejecen.

Toda la obra de Chaplin abarca los grandes temas de la literatura universal —la desigualdad social, la lucha entre el bien y el mal, las pasiones—.., y no es casual, Charles Spencer Chaplin tenía unos amigos que jamás lo abandonarían ... Los Libros. Leía ávidamente todo lo que caía en sus manos: Stevenson, con sus historias de piratas, aventuras y tesoros escondidos; Schopenhauer, con su mundo y sus hombres empujados por una voluntad ciega, absurda y sin sentido; Nietzsche, con su pesimismo y su gran fuerza vital.

En su mansión de Vevey, Suiza —donde vivió sus últimos años—, Chaplin tenía una gran biblioteca, de la cual estaba muy orgulloso. En ella alternaban Platón y Plutarco, Maupassant y Balzac, Dickens y Poe, Ediciones de Shakespeare de 1700 con libros de economía, numerosos libros de psicología, porque como él decía "me gusta estudiar a mis semejantes". De ese talento para observar el mundo que lo rodeaba y desmenuzarlo hasta sus mínimos detalles, surgió el Chaplin escritor de más de sesenta obras.

La forma cómo Chaplin conjuga el drama con la comedia es única. A partir de este filme la comedia muda de esa época cambiaría para siempre. Por esos días estaba muy de moda lo que se conoce como slapstick, un tipo de comedia en el cual primaba las exageraciones en los movimientos físicos, sean golpes, singulares acrobacias o desmesurados tropezones. De eso trataban principalmente las primeras comedias de Chaplin desde 1914 hasta el estreno del presente film en 1921. 

En este filme no solo destaca la ya reconocida trayectoria de Chaplin como actor, sino que es el niño Jackie Coogan, con solo 5 o 6 años de edad, la nueva gran revelación. Su ascenso y fama a inicios de los años veinte fue inmediata, y se convirtió en el foco de atención de la emergente industria hollywoodense por su increíble genialidad interpretativa.

Son diversas las escenas inolvidables y es ahí cuando la interpretación de Coogan, y la película, llega a su clímax. Sus gestos y habilidades histriónicas, propios de un actor de vodevil, dejan boquiabierto a cualquiera. Se dice que el niño imitaba todo lo que Chaplin hacía, y lo imitaba a la perfección. Chaplin encontró en el pequeño Coogan a su gran compañero, a su otra mitad, pues ambos hacen de este filme una verdadera joya de colección.

The Kid puede catalogarse como absoluta obra maestra, de lo mejor de Chaplin: antibélica y humanista; pudo ser escrita por Barbusse, por Remarque, por Reen... Carlitos sufre las mismas penas y angustias que el protagonista de "El Fuego", de "Sin Novedad en el Frente Occidental", de "Cuatro de Infantería". Todo el drama de la guerra cayendo sobre una vida humana, está afrontado en este libro. Pero lo que en Barbusse o Remarque produce indignación o terror, aquí produce risa. Una risa que no mixstifica la realidad sino que la describe; por eso tras la risa brota la emoción.

En El Pibe se manifiesta la presencia de Dickens en ciertos enfoques temáticos incluso autobiográficos. En efecto, la niñez de Chaplin -sus padres separados, su paso por asilos y escuelas para niños pobres, su vida callejera, el hambre acechándolo a diario- se asemeja a una "novela" de Dickens que éste no hubiera escrito nunca. Al igual que Dickens con las suyas, Chaplin supo conmover al público con esta historia de corte melodramático, de profundo vuelo poético y despiadada descripción de los ambientes pobres y miserables donde alternan los personajes del drama.

Las imágenes en blanco y negro, la ausencia de sonido, el montaje de planos sucesivos intercalados con cartelitos aclaratorios no son los mejores recursos para seducir a la gente del siglo XXI, acostumbrada a golpes, disparos, vidrios rotos y demás efectos especiales que segundo a segundo atraviesan las pantallas grande y chica. De todos modos, el entrañable Carlitos no ha perdido vigencia y, con sus gestos, sus acrobacias y su silencio, sigue sorprendiendo.

Esta vez, el dúo que conforma con el pibe -interpretado por Jackie Coogan o posteriormente “el tío Lucas” de la serie televisiva Los locos Adams- refuerza el toque payasesco de los gags, ese juego de pataditas y empujones que da ritmo al relato y que, sobre todo, divierte. Además, la relación de afecto entre el vagabundo y el chico resulta ideal para el tono emotivo y sensible, para esa lágrima que desde un principio la película pretende provocar.


Clip - pelìcula completa:





7 comentarios:

  1. Una joya de película, realmente genial. Te felicito por todas tus publicaciones, son muy interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirta por leer y participar continuamente en el blog, lo aprecio muchisimo. Esta semana la dedicamos exclusivamente a cine mudo, estate atenta si es de tu agrado. saludos!

      Eliminar
  2. ¿cuál es la realidad que más se resalta en esta película?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay un par de párrafos al respecto sobre lo que me explayo a lo largo de la crítica, no tendría sentido copiarlo aquí. Vos que opinas? que es lo que resalta, a tu criterio?

      Eliminar
  3. El pibe después protagonizó el tío lucas en los locos adams

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Jackie Coogan.

      Saludos, gracias por el dato!!

      Eliminar
  4. Super buenoo, pero te aconsejo que uses un tipo de letra más legible, o tal vez un mejor fondo fondo. Tuve que utilizar la lupa para poder leer. :/

    ResponderEliminar