miércoles, 17 de abril de 2013

HOLLYWOOD - NIÑOS DEL HOMBRE (Children of Men, 2007) de Alfonso Cuaròn






 EL LUGAR DONDE ESTUVO EL PARAÌSO
 
 
* * * * 
MUY BUENA

 
Resulta extraño, al menos, que un director mexicano filme una película de ciencia ficción apocalíptica con toques de thriller y rodada en Inglaterra. Como film globalizado y de naturaleza mixta, no extraña que Hollywood acapare a tanto talento latinoamericano surga en el planeta cinematográfico, Cuaron junto a Walter Salles o Alejandro González Iñárritu como los mas destacados, si bien el pasado de Cuaron en la meca del cine (universalmente conocido gracias al éxito mexicano (“Y Tu Mama también”) es mas extensivo y suma a “Grandes Esperanzas” de la novela de Dickens y una de las tantas aventuras de “Harry Potter”. 

El film retrata en un futuro cercano un mundo colapsado por el caos socio político y la infertilidad humana lo que intensifica la sensación  de incertidumbre por la supervivencia a tiempo donde las minorías étnicas y religiosas son reducidas a campos de concentración donde son reprimidos, haciendo nulo cualquier intento por rescatar a estos oprimidos del caos reinante y de un fascismo y xenofobia brutal. 

La Tierra transcurre el año 2027. La esperanza de futuro es un recurso que escasea. Hace 19 años que nació el último niño. Gran Bretaña, mediante una política militar imperialista, es el único país que ha conseguido acallar las luchas internas, pero a cambio debe soportar la continua llegada de inmigrantes ilegales a sus costas. Sin embargo, haciendo gala de una política dura y totalitaria, los refugiados son internados en campos y deportados. En medio de este règimen, una fuerza paralela lucha por retomar el orden y la libertad social: los miembros del casi mítico Proyecto Humano, a través del cual las mentes más brillantes del mundo se esfuerzan en formar una nueva sociedad.
 
Con una fotografía fría y de tonos plomizos, una puesta en escena que tiene ciertas reminiscencias de “Mad Max” y una cámara que en las manos de Cuaròn se torna inquieta en busca de diferentes angulaciones, que juega con la profundidad  de campo y que es capaz de deslumbrar con un plano secuencia que quedarà para la historia como no se recuerdan en el ultimo tiempo, llenando la pantalla de realismo, vivacidad y tensión. Frente al horror donde la violencia, esta parece ser la única vía de comunicación posible entre seres humanos que desconocen a los de su condición y donde la capacidad de tolerancia parece haberse perdido. 

El film se permite también reflexionar sobre el mundo de estos tiempos, repleto de escepticismo frente a los derechos humanos, el abuso de poder, la explotación y el porvenir sin esperanza alguna, ni siquiera para la supervivencia de una especie en extinción, la humana nada menos. Como metáfora de los efectos que la acción de la mano del hombre dispara sobre el planeta el film se plantea un futuro en las antípodas de una utopía que sueñe con un mundo mejor, por el contrario, esta existencia al borde del abismo muestra una Londres sombría y contaminada, donde la creación artística en su representación deja ver su faz sombría mas impactante, lúgubre y retrato de la degradación mundial. 

Con un final que deja abierto ciertos interrogantes de ciertas derivaciones que toma la trama y un elenco aprovechado en forma dispar, el film también se permite sus imperfecciones dentro de su grandiosidad. Clive Owen se muestra al nivel intenso y comprometido que suele entregar, la siempre notable de ver Julianne Moore  es rápidamente eliminada de la historia, el ascendente actor negro ingles Chiwetel Ejiofor suma talento al elenco y el gran Michael Caine agrega un papel de reparto de lujo màs a su notable trayectoria haciendo disfrutable cada escena en la que aparece dotando a su personaje de la vitalidad y la esperanza que su entorno carece. Ese especimen ùnico que se preserva a si mismo de un mundo terminal y en debacle vertiginosa.

Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada