lunes, 22 de abril de 2013

CLÀSICOS - RÈQUIEM POR UN LUCHADOR (Requiem for a Heavyweight, 1962) de Ralph Nelson






EL DOLOR DE YA NO SER


* * * * * 
EXCELENTE



Tras ser noqueado por Cassius Clay, Mountain Rivera se encuentra en el fin de su carrera. Dada su edad y las lesiones sufridas por su profesión su entrenador le recomienda que encuentre un nuevo trabajo. Sin embargo su representante necesita que vuelva a enfrentarse a Clay. Bajo esta trama, Ralph Nelson adapta la novela corta de Rod Sterling a la pantalla desde la obra de teatro que el mismo había dirigido un par de años antes y que tanto éxito le había traído. Y en este relato intimista, agridulce y de tonos grises es donde Nelson encuentra la mejor versión de la historia.

El desarrollo combativo de esta historia determina la lucha permanente por la supervivencia y la profundidad dramática que resulta el descenso a los infiernos de su protagonista. Con esta premisa, este film se convierte una de las mejores películas sobre el ambiente del boxeo jamás realizadas. 

El dilema moral que enfrenta su personaje consigo mismo se transmuta en su interminable coraje para seguir luchando es mas fuerte que las limitaciones físicas que le impone la edad. A tal dilema se suma el cuestionamiento moral que lo enfrenta a su manager, hasta el punto de humillarse a si mismo y salvarle así la vida; rasgos dramàticos que hacen de esta historia un drama deportivo impactante.

 Podría trazarse mas de un paralelismo con la brillante "Ciudad Dorada" de John Huston; a fin de cuentas este relato hablarà mas allá de sobre la carrera de un boxeador: desde su ascenso, su cúspide y su -por lo general- abrupto declive. Se centrarà en cuestionamientos éticos sobre la dignidad, los lazos de amistad y en un camino de redención que le pueda dar a este perdedor, autèntico errante de fracaso en fracaso, una segunda oportunidad.


Anthony Quinn -que por entonces estaba en la cúspide de su carrera y reemplazò al interprete original del papel, Jack Palance- se pone al frente del elenco con una interpretación para el recuerdo, en una caracterización brillante de un boxeador tosco, de facciones duras, carente de expresión y en las ultimas instancias de su vida deportiva. Donde sus habilidades se han deteriorado, pero su corazón de campeón y su situación penosa le exigen seguir adelante. 

Jack Gleason es su controvertido manager, Mickey Rooney será su fiel y honesto entrenador, Julie Harris es la mujer que lo encamina en la vida esperanzándolo con un futuro mejor. Por ùltimo -un gran gusto que se dan los fanáticos del boxeo- podremos ver a un muy joven Muhammad Ali y a un veterano Jack Dempsey haciendo de si mismos, lo cual engala de autenticidad a un film para completar el plato fuerte que èste ofrece a los fanáticos del arte del pugilismo.

Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario