lunes, 11 de marzo de 2013

CINE ARGENTINO - AY, JUANCITO! (2004) de Hèctor Olivera



POLÈMICO RETRATO DE UN PLAYBOY


* * *
BUENA 


Héctor Olivera se emprende una vez màs en contar una historia que encuentra su marco en el plano socio-político de la Argentina. El creador "La Patagonia Rebelde" y "El Caso Maria Soledad" retoma la senda al polemizar sobre la tumultuosa vida de Juan Ramón Duarte, un personaje el cual es vàlido abordar, dado su controvertida existencia, contando el apogeo y  decadencia del quien fue Secretario de la Presidencia del Gral. Perón. El film muestra sin filtros sus negocios de gobiernos, sus ascensos políticos; la vida disipada y arriesgada de un hombre que tuvo dinero, poder, mujeres y también tuvo los días contados.

Juancito Duarte era el hermano de Evita. También un playboy y mujeriego, un muchacho de vida fácil y, no menos importante -y causa de su ascenso-, el secretario privado del Presidente Perón. El guión de la película se lo reparten José Pablo Feinmann y el propio Olivera.

La dirección de Olivera es sobresaliente al momento de retratar con detalle y fidelidad la época peronista, logrando plasmar en pantalla los requerimientos acerca de la realidad político y socio-económica de la época. Oliera sabe conjugar buenas técnicas para entregar una gran escenografia, impecable uso de vestuario e interesantes escenas de valorable intercambio dramático.

 A tales fines, las actuaciones son todas excelentes. Adrián Navarro es todo un hallazgo en la piel de Duarte al componer a un personaje tan siniestro como insaciable si de escalas de poder y noches de placer de tratara. Un ser cuyo ego y autoestima parecían no tener limites; Navarro otorga una personificaciòn impecable. Leticia Bredice e Ines Estèvez conjugan pasión y sensualidad para las grandes interpretaciones dramáticas de sus conflictivos personajes, mientraas Laura Novoa y Jorge Marrale entregan soberbias e impecables interpretaciones de Eva y Perón respectivamente. 

Intèrpretes de primera calidad pueblan un nutrido elenco: Norma Alejandro compone con prestancia a la madre de Juan y Eva, mientras que Alejandro Awada se vale de su probado histrionismo para componer a Campora. Suman calidad al reparto la gran labor de Alejandra Majluf para Nini Marshall y una breve intervención de Roberto Carnaghi.

No debe olvidarse que el centro de las circunstancias es Juan Duarte, y el resto del relato es secundario. Es por eso que no debe castigarse (aunque no dejar pasar por alto) una marcada irregularidad indefenida al delinear ciertos personajes como Elena Colimer o Fanny Navarro cuyas intervenciones (cambio de identidad de por medio) difieren en cuanto a los exactos hechos históricos en términos de la influencia y promoción que tuvo Duarte en sus carreras profesionales. 

Es cierto que esta tergiversaciòn ficcional no altera el rumbo de la historia y de su personaje central, pero en su fàn tendencioso, Olivera abusa de sus libertades de la hora de encarar una biopic. Mas allá de ciertas carencias en cuanto a lo mencionado, "Ay, Juancito" truinfa por peso propio y el relato gana dimensiòn y dramatismo. La quintaesencia de la etapa gloriosa peronista magníficamente retratada, posee su cuota de èpica y opulencia. Una etapa marcada a fuego por la frivolidad de la clase alta y la demagogia de la clase politica, donde había ricos muy enriquecidos y pobres muy empobrecidos.

Clip - trailer:



No hay comentarios:

Publicar un comentario