jueves, 31 de enero de 2013

CINE EUROPEO - CASINO ROYALE (ídem, 2006) de Martin Campbell




CON TRAJE DE PIEL HUMANA




* * * *

MUY BUENA 


Una vez terminado su ciclo como James Bond, es imposible no extrañar a Pierce Brosnan. Y es que Brosnan fue quien mejor interpretara el papel del agente luego de Sean Connery, quien es a estas alturas, inalcanzable como el mejor 007 de todos los tiempos. Sin embargo últimamente la calidad de los films había decaído, superpoblado las recientes producciones de efectos especiales y situaciones inverosímiles, sumado al punto que la magnética y seductora personalidad de Brosnan se estaba devorando al personaje de Bond.


El desgastado ciclo de Brosnan en la piel del agente terminó quitándole ese elemento único de su personalidad que por tantos años le sentó tan bien al actor británico. Sin embargo, con la incursión del hasta el momento no muy conocido Daniel Craig -una acertada elección de los productores Broccoli- la saga recobra cierto prestigio perdido. 


Este agente al servicio de Su Majestad que representa el espíritu juguetón, despreocupado, despiadado, seductor y autoconsciente que siempre identificó a la saga a lo largo de los años a uno de los héroes más implacables y reconocidos en toda la historia del cine. "Casino Royale" sigue la pista del principio de la carrera de James Bond. Su primera misión como "007" le lleva hasta Le Chiffre, banquero de terroristas de todo el mundo. Para detenerlo y desmantelar la red terrorista, Bond debe derrotar a Le Chiffre en una partida de póquer con apuestas altas en el Casino Royale.



La trama, en la que el recientemente prestigioso guionista Paul Haggis aportó buena parte de lo suyo, pretende volver a las fuentes originales tomando la primera novela de Ian Fleming que fuera parodiada por Peter Sellers y compañía hace más de cuarenta años. En el “Casino Royale” siglo XXI, Bond está mucho lejos del aura glamorosa que lo ha caracterizado universalmente y np abundan las escenas de acción, si bien las que hay son de una calidad cinematográfica notable y acordes a lo que la saga requiere, gracias al notable oficio de Martin Campbell para ubicar su cámara en el lugar correcto. 


Por el contrario de lo esperado, la trama pierde elementos superfluos y se adentra en cierto camino oscuro donde se desnudan dilemas morales bajo la aparente ambigüedad de ciertos personajes y una historia de amor con el peso necesario para tornarse de ribetes trágicos. De ahí que Casino Royale esté luchando permanentemente contra el fantasma de las convenciones instauradas por los anteriores veinte films: desde la bebida que le vemos tomar, pasando por el clásico auto que esta vez esta despojado de los elementos de ultima tecnología que solían vérsele, pasando por la seducción y posterior abandono de la mujer que cede ante los encantos del irresistible Bond. 


Por el lado de Craig y analizando la composición de su Bond, es más que rescatable ante tanto descrédito premeditado reconocerle que se juega entero a su rol, entregando cuerpo y alma a cada pasaje de la historia con una composición sobria, seguro de si mismo para resultar tan implacable como humano en el accionar que su deber le impone, un reto permanente del que Craig sale airoso. El elenco aporta también cuotas interesantes con la participación ya acostumbrada de Judi Dench, sumada a la nueva chica Bond, la eficiente Eva Green que aporta su cuota de belleza femenina y un Jeffrey Wright mas decorativo que funcional al relato. 


El Bond que vemos en esta versión es alguien que llega a atormentarse por asesinar y en esta contradicción reside la ambigüedad moral y el factor dramático que otorga densitud a la trama y peso al personaje de Bond quien entrega una memorable escena de tortura a merced del villano de turno, quien también otorga esa porción de ambigüedad entre la razón y la locura.
  

Clip - trailer oficial:



No hay comentarios:

Publicar un comentario