domingo, 23 de diciembre de 2012

DIRECTORES - M. NIGHT SHYAMALAN (1970-)



 


EL MIEDO ESCONDIDO



Semejante debut en las grandes ligas de Hollywood con Sexto Sentido (1999) fue, paradjicamente, lo mejor y lo peor que pudiera pasarle al joven realizador hindú. Preso de las contínuas comparaciones respecto a su opera prima maestra, el fantasma de aquel film merodeando sobre el resto de su obra convierte a una joya del género del suspenso psicológico en un estigma que su autor carga sobre sus espaldas, como un injusto paramétro en permanente comparación.


Otorgarle a M. Night Shyamalan el beneficio de la duda, resultaría una grata oportunidad para mirar con otros ojos su filmografía ‘menor’ y reivindicarlo. Volver a ver "Señales" (2002) y "La Aldea" (2004) y encontrar puntos interesantes, que más allá de sus excesos, los convierten en buenas obras, con un background temático de alto vuelo creativo. 



"Sexto Sentido" (1999) y "El Protegido" (2000) son hasta ahora sus puntos autorales más altos y grandes films inalcanzables a la óptica de la perfección del género. Pero estas películas posteriores lo formaron mas como cineasta, con sus altibajos e irregularidades, pero con su profunda concepción y convincente creencia de los mundos que aborda tan lejanos a la mundana chatura habitual de estos tiempos. Quizás este matiz lo convierta en un incomprendido, convirtiéndose en el precio que tiene que pagar para ser finalmente aceptado como el gran cerebro que es, aún victima de las contingencias creativas que maneja la industria. 



Este jóven cineasta es de ellos que a lo largo de su obra expresa una visión coherente y profunda de su mundo, reiterada en sus inquietudes y temáticas a las que aborda con un estilo y un lenguaje propios.  Respecto a sus historias y el modo de contarlas, parte de experiencias y obsesiones personales que el autor cultiva desde Sexto Sentido hasta El Fin de los Tiempos (2008). Desde sus primeras películas hasta sus obras más recientes, el director indio se moldeó como cineasta, logrando explorar su veta más punzante y las vertientes que realmente lo movilizan, encontrado siempre algo interesante por decir al respecto.



 Es por eso que desde "Señales", pasando por "La Aldea" y llegando a "La Dama en el Agua" (2006) encontraremos puntos en común, para la reflexión, para la polémica y para la discusión. Como punto en común entre su filmografía es el hombre y sus circunstancias enfrentado a sus miedos más recónditos. Los temores que lo aquietan y las dudas existenciales frente las fuerzas superiores que amenazan a los humanos e intentan lograr su comprensión, son parte del imaginario shyamaliano. Esa búsqueda permanente sobre criaturas del más allá que buscan comprender el mundo tan convulsionado de los seres de carne y hueso. 

M. Night Shyamalan se consolida con el paso de cada film,  como un cineasta fuera de lo común, adoptando la trillada etiqueta de “autor de culto”. Desde su forma de filmar, desde las aristas que aborda, desde el periplo que resulta recorrer su joven pero nutrida filmografía, se percibe frescura y audacia en su obra. Es un autor contemporáneo, estandarte de una camada -la del cine de autor- cada vez más exigua en Hollywood. 



Este consagrado explorador de historias sobrenaturales que fue desde el mundo de los muertos, pasando por las micro sectas suburbanas aisladas de las sociedad hasta el misterio de los extraterrestres, dotado de un talento y una técnica única ha sabido recrear climas de suspenso y terror marca registrada. 



El director nos acostumbra a sus vueltas de tuerca patentadas, esas que aparecen cerca del final para inquietar y abrir el juego de la polémica post visionado del film, jugando al limite de la fina línea que divide el rigor dramático de lo trágico con lo payaesco e irrosorio de una especie humana decadente y contradictoria. Generando un planteo interior revelador y determinante para cada uno de los habitantes que pueblan sus mundos, decididos a romper las reglas de toda lógica y violar las normas de lo convencional y entendible al lógico pensamiento humano. 



No es “el gran mentiroso” que patentó para sí Fellini, ni una alucinación pasajera de un genio desperdiciado. Tampoco es un farsante ridículo que no tenga historias para contar. Shyamalan lejos está de agotarse y sus últimos films -incluso en una segunda visión aclaratoria de los mismos- demuestran pinceladas de su talento como síntomas inequívocos de una carrera de apenas una década de recorrido y con un futuro prometedor.


Filmografía:


  • 2010 - El Último Maestro del Aire (The Last Airbender)
  • 2008 - El Fin de los Tiempos (The Hapenning)
  • 2006 - La Dama del Agua (Lady in the Water)
  • 2004 - La Aldea (The Village)
  • 2002 - Señales (Signs)
  • 2000 - El protegido (Unbreakable)
  • 1999 - El Sexto Sentido (The Sixth Sense)
  • 1998 - Wide awake
  • 1992 - Praying with Anger



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada