domingo, 25 de noviembre de 2012

CINE DE AUTOR - EL SUEÑO DE CASSANDRA (Cassandra's Dream, 2007) de Woody Allen

 


LA PRUEBA MORAL


* * *
BUENA


 
Woody Allen sigue reinventándose año a año. Como Pedro Almodóvar que estrena un film por temporada o a la altura de otros grandes eternos e inclaudicables  como Clint Eastwood, para confirmar que la fecha de nacimiento no es un síntoma de agotamiento. Y en su afán de continuar vigente Allen sigue apostando a modificar la forma en que el patentó ciertos subgéneros.

Como lo hiciera en “Match Point”, aquí si bien con menos brillantez pero no por eso sin lograda eficacia, cumple al insertar un fondo dramático espeso en una historia de suspenso. Lejos de la comedia pensante, irónica y ácida como sus recientes ScoopoMelinda y Melinda”, el autor narra la historia de Ian y su hermano menor Terry. A pesar de sus apuros económicos, ambos adquieren un velero de segunda mano llamado "El Sueño de Cassandra", con la idea de acondicionarlo y navegar en él los fines de semana.

La debilidad de Terry por el juego provocará que ambos hermanos confluyan en un callejón sin salida en el que su situación financiera será extremadamente delicada. La sorpresiva aparición de su tío Howard, recién llegado de Estados Unidos y con un pasado aparentemente repleto de éxitos económicos, supone un alivio para la economía de los hermanos. Pero todo tiene un precio y Howard les obligará a infringir la ley, poniendo a prueba su catadura moral, y provocando una serie de acontecimientos que darán lugar a consecuencias inesperadas.

Woody Allen continua con su travesía europea y ya lejos de su natal Gran Manzana, elige nuevamente El Viejo Mundo para concebir“El Sueño de Cassandra”. Con esta película el veterano realizador ofrece un intenso drama sobre dilemas morales, de realización sobria, se encumbra en uno de los trabajos más oscuros y sombríos en la filmografía de Allen. En medio de la densitud y la desesperanza, el film encuentra puntos en común con la aun superior Crímenes y Pecados(1989), donde también dos hermanos se veían inmersos en una trama criminal.

Nos encontramos aquí, dos décadas atrás, con un Allen también oscurecido que adentra su conciencia sobre delitos y culpas con acierto en el terreno del suspenso. Al igual que en “Match Point”, aquí no hay lugar para la comedia y con ese aire clásico de la literatura de Dostoevsky y su obra “Crimen y Castigo” -que también estuviera omnipresente en la citada película- el film forma su identidad.

Como en cada film del director neoyorquino, se nos presenta un gran elenco, fluido y heterogéneo. Para Collin Farell será el trabajo más ambicioso de su trayectoria, en una sorprendente dupla actoral que conforma con Ewan Mc Gregor, siendo el debut para ambos a las órdenes de Woody. Con contundencia y un papel a la medida de ambos, de igual merito resulta la gran dirección de actores de Allen, otorgando preponderancia al misterioso rol que juega el siempre eficaz Tom Wilkinson.

La deuda pendiente de Woody Allen quizás sea un personaje femenino fuerte y atrayente -como lo fuera su musa inspiradora en los últimos años la impactante Scarlett Johansson- que en otros tiempos se convirtiera en la pieza central de su relato. Un final que resuelve el film de forma un tanto menos pretenciosa que en otras ocasiones, su previsibilidad lo hace un tanto por debajo de las expectativas, inclinando la balanza hacia cierta cuenta pendiente del autor para con su más reciente obra.

Si comparamos la presente con Match Point”, encontraremos un film con mas nerviosismo, tensión y carga emocional, cuyo abrupto y tajante final era el punto mas álgido de una pieza llena de maestría. El Sueño de Cassandrapresenta destellos del mejor Allen, aún suficiente dosis de talento necesaria para redondear un film sobrio, inquietante y satisfactorio.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada