viernes, 30 de noviembre de 2012

CINE DE AUTOR - EL RESPLANDOR (The Shining, 1980) de Stanley Kubrick





UN VIAJE HACIA LOS INFIERNOS
     

* * * * * 
EXCELENTE




¿Cuánto debe el cine a Stephen King? ¿Cuanto debe Stephen King al cine? El cine le debe incontables cantidades de historias que han sido adaptadas y aprovechadas por el gènero de terror o suspenso psicológico, que se ha nutrido de estas a lo largo de los años. Y el mismo King, uno de los más grandes autores contemporáneos, reconocido y valorado mucho antes de que sus obras llegaran a la gran pantalla, le debe al cine algo de su trascendencia y perdurabilidad. 
 
Los planos, la ambientación y la banda sonora, son elementos técnicos que hacen al tratamiento de un film y lo dotan de calidad. Un intelectual como Kubrick sabe como modelar la novela alrededor de una trama escalofriante, a la que pule como una autentica obra de arte tan lejana y distante de la mediocridad en que resultan los hoy maltratados films de terror en manos de directores novatos. 

Kubrick tiene la visión de cineasta y la habilidad de un autor como pocos  para condensar en esta adaptación la esencia filosófica de King con su propia visión del mundo y sus inquietudes, tan obsesivas como propias de un genio que plasma en la retina de sus espectadores sus miedos e inseguridades màs intrìnsecas. El mérito es aún mayor cuando, a diferencia de lo habitual en el género, el director no se refugia en la oscuridad para provocar miedo o tensión. Economizando recursos, El Resplandor concibe un suspenso tan extraño como inquietante y sobrecogedor.

Kubrick tal un artesano articula y manipula el film de forma oscura y macabra. Una sucesión de hechos nos anticipan lo inquietante y enigmático y una atmósfera opresiva se adueña del relato. Lo cotidiano se transforma en sobrenatural para que la premonición, los fenòmenos paranormales, la anticipación de la tragedia y los malos pensamientos simbolicen a lo largo de todo el film la mirada de Kubrick sobre el mal, dotada de extraña belleza. 

Si bien muchas de sus adaptaciones han caído en manos de directores novatos, hay unas cuantas que rescatar, pero por sobre todo una para enmarcar como autentica obra maestra cinematográfica, y esa es “El Resplandor. El rostro de Jack Nicholson, nunca más aterrador en la piel del inolvidable Jack Torrance y sus inquietantes trastornos de personalidad, se adueña de la escena con un plano para la antología y con el cual se asocia al film desde entonces.

Así como el autor revolucionara el cine de ficción con 2001, Odisea del Espacio el cine de terror de los ‘80 marcaría un hito con este film. Luego llegarìa Nacido para Matar”, que harìa lo propio con el género bélico. Kubrick se propuso rodar la esquizofrenia que reviste la historia como nunca antes, trasladada a la pantalla con una narración inquietante y, por momentos, angustiosa. El poder de la imagen del maestro neoyorquino concibe algunas de las escenas más impactantes del cine de terror de las últimas décadas. 

3 comentarios:

  1. La tengo en bluray. Una joya a la que siempre visito. ¡Una estética inolvidable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar! Sin dudas una joya del séptimo arte. Para coleccionar.

      Eliminar
  2. Me encantó tu post, creo que tienes una redacción excelente y le das al clavo en cuanto a lo que yo también opino de la película; yo la vi en hbo online porque se me dañó el dvd de tanto verla ja. Creo que Kubrick, como dices, supo combinar bien la historia original con su propia visión del mundo y del miedo, consigue una película excelente.

    ResponderEliminar