jueves, 29 de noviembre de 2012

CINE DE AUTOR - BARRY LYNDON (ìdem, 1975) de Stanley Kubrick




HISTORIA DE UN HOMBRE QUE 
LO TUVO TODO Y ACABO SIN NADA



EXCELENTE 
* * * * *  



"Barry Lindon" es, quizás, una de las más impresionantes reproducciones de época que se hayan logrado. Stanley Kubrick se interna en el drama de época al contar la historia de un descendiente de familia campesina que aspira a ser caballero de la nobleza y que emprenderá todo tipo de conductas con tal de llegar a su objetivo. Claro que el camino será largo y deberá sortear los más imprevisibles obstáculos. 

Adaptación de una novela del escritor inglés William Tackeray, Barry Lyndon, relata la historia de un joven irlandés ambicioso y sin escrúpulos, se ve obligado a emigrar a causa de un duelo. Lleva a partir de entonces una vida errante y llena de aventuras. Sin embargo, su sueño es alcanzar una elevada posición social. Y lo hace realidad al contraer un provechoso matrimonio, gracias al cual entra a formar parte de la nobleza inglesa del siglo XVIII.
 
El guión de la película es brillante: la historia que logra contar y las forma en que lo hace resulta apasionante, abarcando un relato que se desarrolla a lo largo de los años. Consigue adentrarnos en una época tan distante como brutal, logrando delinear de manera brillante a sus personajes, sus acciones y su pensar; todo muy acorde a aquellos tiempos tan disímiles y radicales. 

Su proceso narrativo es no menos excelente al contar las distintas etapas en la vida de su personaje, lo cual no hace màs que generar interés a medida que avanza la historia. Existen giros en la trama que resultan muy oportunos que ya sea por su dramatismo o por su crueldad moral logra impactar de manera veraz. Para estos fines, la dirección de actores de Kubrick es genial. El elenco del film lo encabeza Ryan O'Neal ("Love Story") quien logra una de las mejores interpretaciones de su carrera al componer a un personaje  ávido de poder, reconocimiento y gloria. 
   
El autor aporta sus marcas registradas, imprimiendo al relato un ritmo cadencioso, con sus pausas necesarias, gracias a su perfecto manejo de tiempos y climas. Hay un evidente esfuerzo en la cuidada ambientación, con una escenografia destacada que sitúa la historia en siglo XVI. Dado este marco para la historia hay también un gran uso del vestuario, del maquillaje, la mùsica y la caracterización fìsica de sus personajes, elementos técnicos que enriquecen y aportan sutilidad a la misma. 

El resultado del film es un autentico clásico del gènero, trascendente al tiempo y referente de la filmografía más selecta de su director. Consagratoria, apabullante, polémica y controvertida son algunos adjetivos que resultan de este film, y que ademàs, caracterizan tan bien a las obras de su director.

No hay comentarios:

Publicar un comentario