miércoles, 31 de octubre de 2012

CINE DE AUTOR - UNA MUJER INOLVIDABLE (Rebecca, 1940) de Alfred Hitchcock




MEMORIA SELECTIVA


* * * * *
EXCELENTE


Esta película es un hito en la filmografía de Alfred Hitchcock y por mas de una razón: es el film que marca una bisagra en la obra del director siendo la primera película que rueda en Estados Unidos, fuera de Inglaterra. Con Rebecca el autor iniciaría la etapa más fructífera y recordada de su carrera, además de ser el único film que ganase el premio Oscar a la mejor película, mas allá de las otras nominaciones que Hitchcock no pudo ganar posteriormente. 

También serìa la primera colaboración junto al exitoso productor David O. Selznick, un gigante de la producción por aquellos años. Un hombre de gran poder y enorme influencia, responsable en parte del gran éxito de "Lo que el Viento se Llevò" y quizás también un nombre de peso que inclinò la balanza de la Academia en favor del film a la hora de otorgar la estatuilla tan codiciada.  

Con la imponente y fantasmal mansión Manderley como fondo que parece ser el ámbito ideal para albergar a este drama oscuro, la historia se desarrolla en medio del turbulento amor de la pareja que impecablemente componen Laurence Olivier y Joan Fontaine, estrellas verdaderas de la época. El clima angustiante de la historia acrecienta la inquietud acerca de la moralidad de los personajes y su verdadero rol, objeto que aprovecha Hitchcock para plantearnos sus dudas y transmitirnos esa provocación que bien sabe infundir.

En el acoso que sufre el personaje de Fontaine, inmersa en los recuerdos de la difunta Rebecca, ve reprimida sus sospechas por la turbia historia que poco a poco conoce. Un espíritu que acecha imaginario y perdurable, mientras la verdad sobre ella se revela de forma trágica. El amorìo se convierte en amenazante profecìa que desde el pasado se propone arruinar el romance del presente, como una sombra que oculta secretos. 

Hitchcock maneja con maestría los hilos del suspenso psicológico para adaptar al cine una novela gótica y lúgubre a la que le falta la ironía y el sarcasmo de otras obras del realizador, pero le sobra tensión y nerviosismo para retratar esta historia entre romántica y misteriosa. De atmósfera ominosa, el enigma  y la extrañes envuelven a la historia y sus personajes, donde de manera casi cruel y mediante acertados giros en la trama, se revelan las más bajas intenciones de sus personajes y el manejo ambiguo de la moralidad de la historia.

Marca registrada del maestro del suspenso, Rebecca se muestra perturbadora y atrapante, mientras, sugestivo e hipnòtico, el autor nos lleva por caminos que el conoce mejor que nadie: desde la compasión que sentimos por la sufrida Sra. de Winter, pasando por el recuerdo nostálgico, tràgico e imborrable de una vida truncada como la de Rebecca hasta llegar a la comprensión del tormento interior y la culpa del Sr. de Winter.

4 comentarios:

  1. Cuentan que Manderley era una maqueta. Y la sra. Danvers? Tremenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manderlay es tan emblemática, misteriosa y significativa como la mansión de Kane.

      Eliminar
  2. Danvers es una matrona reprimida, con deseos lésbicos hacia su

    patrona, espía a Fontaine, la pone nerviosa, aparece en todo

    momento.

    Está omnipresente como una guardiana de la muerta. Cómplice del

    perverso primo y amante de Rebecca, George Sanders.

    La película da un giro cuando en el momento en que Danvers le

    sugiere a Fontaine que se mate tirándose por la ventana, se

    encienden las bengalas que avisan haber encontrado el bote donde

    Rebecca murió.

    ResponderEliminar
  3. Hallmark tiene la manía de los remakes. Hizo una serie Rebecca, donde

    en diversos flash backs aparecía el rostro de la mujer perversa. ¿No

    se dan cuenta de que lo mejor era que nunca la hubiésemos

    conocido?

    Es eso lo que mantiene el misterio y la sugestión. Y además, si

    de entrada notás que es perversa ¿qué poder de seducción puede

    tener? A no ser que se dedique a la política

    ResponderEliminar