martes, 30 de octubre de 2012

CINE DE AUTOR - LA SOMBRA DE UNA DUDA (The Shadow of a Doubt, 1943) de Alfred Hitchcock



EXPLORANDO LAS DUALIDADES 

DEL BIEN Y EL MAL

 

* * * * *

EXCELENTE

 

Según el mismo decía, esta es para Hitchcock su film favorito. Uno de los primeros grandes títulos desde su carrera en Hollywood iniciada en 1940 con "Rebbeca", luego de una prolífica labor en Inglaterra. "La Sombra de una Duda" es un film sombrío, ante todo, y en esta característica esta presente, casi mas que nunca, en la filmografía del director, explorando ambiguedades y opuestos existenciales del ser humano. 

Como curiosidad se puede apuntar que la trama, en su creación, tiene un gran aporte de la propia esposa de Hitchcock girando en torno a ideas preconcebidas sobre las apariencias ante la sociedad de una familia de clase media de un barrio residencial. Es decir, sobre lo que dicen ser que en realidad no son, entendièndose también, como un estudio de conductas hecho en base a la perversión de las formas para la destrucción de las mismas.

Hitchcock, como de costumbre, deja su sello en cada rincón del argumento y en cada paso que da la trama. Así, el film se ve inmerso en un clima donde el engaño sobre un crimen rompe cierto aire apacible, sin por eso no agregarle un humor mas bien irónico y una buena dosis de suspenso que se sostienen a la perfección en escenas complejas en tutela de la maestría de su realizador. 

A la hora de delinear a sus personajes principales, Hitchcock vuelve a poner el punto interpretativo en el lugar acertado: hay un sospechoso (Joseph Cotten) interpretado con una frialdad maliciosa y deslumbrante, una joven ingenua (Teresa Wright) que ve sus sentimientos casi lindantes con el paroxismo enfrentados con sus temores y un vecino entrometido (Hume Cronyn) que viene a representar la mirada de los demás, por demás cínica, ante una familia aparentemente ideal. Ante los ojos de la sociedad, esta difusa realidad oculta mas de un secreto tras de sì, en un paralelismo mas que elocuente.

Cuando se habla de los continuos guiños de Hitchcock, cabe mencionar dos elementos que este utiliza a la perfección para soltar la trama que cae con impacto profundo en su audiencia. El gran maestro "jugaba" con ella y la tenia a sus pies, utilizando el suspenso y la sorpresa para llevar a los espectadores de su obra a donde él quisiera. El autor capta a la perfección ese micro ambiente tan particular de los barrios residenciales donde, casi a escondidas, mas de un secreto se teje sobre tal o cual familia. 

El otro punto para destacar es la formidable composición del vals de "La Viuda Alegre", referenciado como una pista en los títulos iniciales y que simboliza (en un lenguaje fílmico de manejo admirable) la culpabilidad y obsesión del personaje central. Son sus inclinaciones peligrosas las que llevan  hasta casi no poder disimularlas o reprimirlas. Disparador del vals mediante, la confiada joven descubre la gran mentira que resignifica la formidable obra y su latente amoralidad.

4 comentarios:

  1. Otra película vieja para mirar con más atención

    y sin menosprecio ( totalmente inmerecido,

    cuando la gente valoraba una visión más

    profunda, que se advertía a pesar de las

    falencias técnicas y el blanco y negro.

    Hicieron una review moderna con Matt Harmond que

    pasó desapercibida. No le llega a Cotten ni a

    los talones. Me gustó el principio con él

    acostado después del crimen. La telepatía y

    atracción mortífera entre tío Charlie y sobrina.

    Los vecinos que pretenden escribir una novela

    policial tipo Agatha Christie y terminan

    parodiándolas. El tiro certero contra

    las instituciones bancarias,su hipocresía y su

    venganza que lo ha convertido en un ser

    monstruoso. -Son seres humanos, le contesta su

    hermana, sin sospechar que ha matado. Sus

    intentos fallidos para matar a la chica con

    accidentes meramente domésticos. La

    joya delatora, esa complicidad secreta entre

    ambos no tiene desperdicio. El diálogo y el

    final del tren (otra vez un tren) y su humo

    negro para avisar que el diablo llega a Santa

    Rosa, California. Y para peor su sobrina no

    puede dejar de quererlo del todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer remakes de los clásicos de Hitch es un crimen. Van Sant y su Psycho es el paradigma, aun hoy no lo entiendo. Porque Van Sant?

      Eliminar
  2. Ah! Creo que se llamaban igual, Charlie

    ResponderEliminar
  3. Creo que es imposible hacer una remake, porque pertenecen a un genio

    insuperable y son el legado de una época que no volverá jamás.

    ResponderEliminar