lunes, 6 de agosto de 2012

CINE LATINO - Y TU MAMÁ TAMBIÉN (2001) de Alfonso Cuarón



RELATO ERÓTICO DEL DESPERTAR MILENARIO



* * * *
MUY BUENA


El cine mexicano ha experimentado un buen número de etapas a lo largo de su emotivo transcurrir. Hace medio siglo estaba estacionado en el género de "charro cantor", En los años '70 no se producía nada que no fuera cine de cabarets, en los '80 siguiendo el dictado de la literatura mexicana, todo lo contado era sobre historias cotidianas de la ancianitud pueblerina con pasado revolucionario. Sin embargo, desde hace un par de años ha surgido una especie de género juvenil para adultos guiados por una camada de cineastas de la talla de Alejandro González Iñarritu -con la pionera "Amores Perros" como principal estandarte- que han logrado plasmar inquietudes políticas, culturales y sociales de su pueblo en su tiempo.

"Y Tu Mamá También" es una de las mejores muestras de este género. El director Alfonso Cuarón, luego de incursionar en el mercado norteamericano con moderado éxito ("Grandes Esperanzas", 1998), regresa a su natal México para crear una obra ligera en su contenido pero profunda por su fondo, que retrata fielmente la mezcla de apatía y hedonismo que marca a la generacion joven que crece en un mundo repleto de contradicciones producidas por el choque entre la influencia de la cultura norteamericana con las conservadoras tradiciones nacionalistas.


Tenoch y Julio son dos jóvenes mexicanos, inseparables amigos de diferente clase social pero similar ideología, que en una boda conocen a Luisa, una atractiva mujer española esposa del primo de uno de los muchachos. Por impresionarla la invitan a un imaginario viaje que Tenoch y Julio supuestamente van a emprender. Obviamente, en dicho viaje el trío experimentará un torbellino de emociones que los cambiará profundamente.

Diego Luna y Gael García Bernal como Tenoch y Julio respectivamente presentan actuaciones donde cualquier deficiencia de juventud e inexperiencia se compensa plenamente por la energía que demuestran transmitir a sus personajes. Maribel Verdú interpreta a Luisa con gran lucimiento, llenando de sutiles rasgos un papel que podría haber sido un completo cliché, pero que encuentra auténtica vida en manos de la talentosa actriz.

Aunque su estructura no es muy original a estas alturas, al menos la ejecución de la película demuestra tanto gusto y espontaneidad que resulta sumamente entretenida, humorística y hasta incisiva en sus comentarios sobre ideologías contemporáneas. Desde su mirada provocativa hacia la juventud actual y su marco social, "Y Tu Mamá También" es algo burda y grotesca en su estilo, abierta en lo sexual y de lenguaje directo. Con un sentido de sencillez y despojo casi dogmático, la sensación de intimidad que el espectador requiere para compenetrarse con los personajes, le brinda al film una transparencia inequívoca, y le garantiza una identificación del público para con los mismos.

Por otro lado, una apuesta del director de fotografía a Emmanuel Lubezki conforma otro rasgo descriptivo del film. Visualemente presenta una fotografía que nos remite inequívocamente a la inolvidable "Thelma & Louise" de Ridley Scott por temática y locaciones similares. Como otras influencias apreciables, el estilo y tono de la película recuerdan mucho al de Kevin Smith de "Chasing Amy" transplantada al género de "road movie". La dinámica entre los personajes, el permanente ebullir sexual y ciertos aspectos de la resolución de la trama, toman prestado algunas características de este autor de culto de la comedia americana.

Con ritmo, divertida y sin miedo a ser osada, este es un film propio de una raza de sangre caliente y salvajemente pasional. Su ductilidad le permite revelar los placeres sexuales y alimentar la fantasía sin perder contacto con el pensamiento y los sentimientos. Reconocida como una película de una inesperada riqueza, Cuarón con arrebato y atrevimiento invita a la reflexión, tan adulta como sincera acerca del agridulce pasaporte hacia la madurez, sin dejar de lado su apunte acerca de los discímiles estratos sociales que la abarcan. Escandalosa sin ofender y provocadora sin acomplejarse, su intensidad, vitalidad y franqueza la convierte, sin intuirlo, en una historia sofisticada.

Paradójicamente corrosiva y sutil, a la vez graciosa y triste, tal vez Cuarón solo quería hacer una divertida "road movie". Sucede que la estructura de "Y Tu Mamá También" sigue rigurosamente la fórmula del subgénero made in Hollywood, pero la lucidez del autor dota a su obra de una magnitud mucho mayor. A fin de cuentas, es una buena muestra de cine mexicano, cuyo travieso tono y entusiasta irreverencia le sientan a medida a una historia en la que se muestra en forma por demás cruda la gama emocional que experimenta la juventud mexicana de comienzos de siglo. El mundo se ha sumergido en el torbellino eclipsante del 2000 y el efecto dominò tambièn ha llegado al pueblo "charro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada