miércoles, 29 de agosto de 2012

CINE DE AUTOR - IMPERIO (Inland Empire, 2006) de David Lynch







DISTORSIONES



* * *
BUENA

 

A seis años de la última incursión cinematográfica del prolífico director David Lynch con la sorprendente “El Camino de los Sueños”, el autor retoma la senda surrealista que aquel film planteaba con "Imperio". Al igual que su antecesora, la reciente obra también llevò los prestigiosos laureles de Cannes a la abultada galería de premiaciones de Lynch. Al film la reviste un clima onírico, obsesivo y de perdición, donde los límites entre cordura y locura, ficción y realidad, sueño y vigilia se contraponen continuamente.

En su momento, "Mullholand Drive" fue un film hipnótico, cautivante, deslumbrante, plagado de desconcierto y despojado de cualquier regla genérica nos planteaba un enigma y desbordaba su relato de un alto voltaje erótico. “Imperio” retoma parte de la huella dejada por el film citado en lo siguiente: se ambienta en el mundo de Hollywood, existe un crimen de por medio cometido en un pasado reciente, sus protagonistas son actrices (o aspirantes a) y, de forma abstracta, la trama combina el lenguaje cinematográfico que caracterizò al precedente film de Lynch
 
En un suburbio de Los Ángeles, una mujer se encuentra desaparecida y un misterio se descubre sin resolver. Allì, la percepción de la realidad de una actriz se ve progresivamente distorsionada, de manera cada vez más grave, al tiempo que va descubriendo el enamoramiento hacia su partenaire actoral de una producción polaca supuestamente "maldita", sumièndola en un sin fin de problemàticas. 

"Imperio" es la historia de un misterio en un mundo dentro de otros mundos, que se revelan alrededor de una misteriosa mujer. Un universo de material fílmico donde la matriz argumentativa, tal el caso de este relato, se irá develando lentamente y tendrá a su fiel espectador como cómplice. Si bien sujeto a los recurrentes tics autorales del paradigma sin sentido y en las antìpodas de las reglas comerciales, Lynch desborda la màxima surrealista: el inconsciente doblega la narrativa convencional.

El secreto es abandonarse toda esperanza de lógica y sumirse en una fascinante e irritable fàbula abstracta e incoherente. 'Inland Empire' penetra interminables caminos de desvarío, llevando al paroxismo las obsesiones de su enfermizo universo. Laura Dern es una de las protagonistas del film: la actriz ya había colaborado con Lynch dos décadas atrás para su film más emblemático; “Terciopelo Azul”. Jeremy Irons y Harry Dean Stanton completan, con intermitencias, el protagonismo de un elenco con figuras secundarias conocidas.

Sabemos de la particular concepción cinematográfica de Lynch, sujeta a numerosas interpretaciones conceptuales y valoraciones artìsticas. Un exponente clásico del cine de autor de hoy. Desde “Eraserhead”, pasando por “Carretera Salvaje” Lynch ha desplegado en su repertorio un sinnúmero de marcas registradas a la hora de manejar planos, climas, dirección actoral y juegos de cámara que conjugados conforman ese tan particular, a veces incomprensible pero deslumbrante a la vez, mundo de del incomprendido cineasta. 

Quien no esté acostumbrado al delirio y al surrealismo que Lynch hace costumbre en sus films, difícilmente podrá seguir el intrincado hilo de la trama. Si bien el autor nunca hizo hincapié en atar todos los cabos sueltos de la misma, en "Imperio" el impacto dramático pasa más por los estados emocionales de los personajes, a los que Lynch con suficiente sensibilidad somete a su sobrecargado filtro visual, que por la cohesiòn de tiempo, espacio y narraciòn. 

Por ese transitar onírico, casi a través de mundos paralelos, se conforman las piezas de un rompecabezas que conformara las tres horas de duración de “Imperio”. Un film valido como ejercicio experimental y vanguardista de Lynch, con el sello que lleva el arrojo y la audacia del director. Èste, lejos de agotarse en sus recursos, nos sorprende una vez más gratamente -pese a sus excesos- con virtudes que hacen de "Imperio" no una obra brillante pero si un aporte artístico necesario para el limitado cine de autor que Hollywood ofrece por estos tiempos. Abanderado de la revoluciòn del cine post-moderno, Lynch nos provoca desde la gènesis de su cine, indecorosa invitaciòn a despabilar los sentidos.





4 comentarios:

  1. A mi Lynch me encanta."Mullholand drive" debe ser una de las películas que mayor fascinación ha generado en mi persona. Es que tal como mencionas, el despojo absoluto de la lógica es algo fascinante.

    "Empire" es un enigma para mi. Recuerdo que la comencé a ver un par de años atrás, le vi una hora y dejé de verla. Me superó pero no en un sentido negativo, es decir, me encantó lo que vi pero llegó un momento en que ya no estaba entendiendo absolutamente nada. La dejé hasta ahí y decidí retomarla en otra ocasión y hasta hoy no me he atrevido jajajaja

    Gracias a tu reseña iré por ella nuevamente.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esteban por tu comentario y perdón por lo tardío de la respuesta. Suelo responder todos los comentarios, pero el tuyo desgraciadamente se me pasó de largo. Espero no te ofendas y me alegro que la reseña de la pelicula te haya dado ganas de darle una nueva oportunidad. Los mundos de Lynch no son fáciles de abordar. Un saludo, gracias!

      Eliminar
  2. Me encanta Lynch... Excelente reseña y opinión. Te felicito. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias! Te agradezco el comentario y que te hayas tomado tiempo en leerla. Un gran saludo!

      Eliminar