jueves, 26 de julio de 2012

PROTAGONISTAS - Philippe Noiret (1930-2006)




EL BUEN GUSTO FRANCÉS



Nacido en una familia de pequeños comerciantes, Philippe Noiret pasó su niñez en la pintoresca ciudad de Toulouse. Estudió en París, en el Lycée Janson de Sailly y en el Collège de Juilly, en Sena y Marne. Se incorporó al coro del colegio, donde demostró suficiente calidad de voz como para dedicar al canto sus primeros años artísticos. Después de haber fracasado en tres oportunidades sus exámenes de bachillerato, en 1950 abandonó los estudios y se inscribió en un curso de arte dramático en Paris, para luego continuar en el Centre dramatique de l'Ouest, en Rennes. Fue finalmente el literato Henry de Montherlant quien lo convenció de seguir la carrera de actor.

En 1953 se postuló al Théâtre National Populaire, una institución estatal, en el cual fue aceptado, iniciando su carrera profesional como actor hasta 1960, período en el cual interpretó más de cuarenta obras, incluyendo clásicos como El Cid, Macbeth, Don Juan, Las Bodas de Fígaro, El Enfermo Imaginario y La Escuela de las Mujeres. Al mismo tiempo se presentó con éxito en un dúo con Jean-Pierre Darras, que satirizaba a personajes políticos de la época, como Charles De Gaulle, Michel Debré y André Malraux. En el mismo Théâtre National Populaire conoció a la actriz Monique Chaumette, con quien se casó en 1962 y tuvo a su hija, Frédérique Noiret. En 1956, un golpe de suerte le hizo de su primer papel cinematográfico en el filme La Pointe-courte de Agnès Varda, en un remplazo de última hora del actor Georges Wilson, que enfermó y tuvo que abandonar el rodaje.

En 1960 dejó el Théâtre National Populaire, y continuó su carrera como actor de cine en la película Zazie dans le métro (1960) del gran Louis Malle, seguida de Thérèse Desqueyroux (1962) de Georges Franju. Así se fue haciendo conocido entre el público local, pero no logró un papel importante sino hasta 1966, en la película La Vie de château de Jean-Paul Rappeneau. Logró un éxito rotundo en su país con la película El arte de vivir, pero bien (1967) de Yves Robert. Otras películas destacadas y a la orden de cineastas emblemáticos fueron La noche de los generales (1967) de Anatole Litvak, y Topaz (1969) de Alfred Hitchcock.

En la década del '70 participó en más de treinta películas entre las cuales destacan los filmes La guerra de Murphy (1971) de Peter Yates y La gran Comilona (1973) de Marco Ferreri. Esta última, película controversial para su época, demostrando en ella su gran versatilidad, junto a su esposa Monique, que también tuvo un papel en el filme. Otra película destacada fue El relojero de Saint Paul (1974) de Bertrand Tavernier, el primer filme del director y con quien colaboraría en varias películas más. Recibió su primer Premio César al mejor actor, por su participación en El viejo fusil (1975), de Robert Enrico. Otros filmes destacados fueron Un taxi mauve (1977), de Yves Boisset, y Pero, ¿quién mata a los grandes chefs? (1978) de Ted Kotcheff. Amplió su campo de trabajo a Italia, actuando en filmes de destacados directores como Mario Monicelli, Valerio Zurlini, Francesco Rossi y Ettore Scola, entre otros.

En la siguiente década, participó en otra treintena más de películas, siendo nominado al Premio César por 1.280 almas de Bertrand Tavernier, y por Les Ripoux (1984). Obtuvo también, entre otros premios por este rol, el Premio BAFTA al mejor actor por su consagratorio y emotivo trabajo en Cinema Paradiso (1988), de Giuseppe Tornatore, largometraje convertido en un sentido tributo a la cinefilia. Su segundo Premio César lo recibió por su trabajo en La vida y nada más (1990), nuevamente de Bertrand Tavernier. El punto más alto de su popularidad lo alcanzó en su madurez, al interpretar al poeta Pablo Neruda en el filme El Cartero (1994), de Michael Radford, película aclamada por crítica y público, que recibió numerosos premios internacionales.

Actor fetiche del mencionado Bertrand Tavernier en las destacadas El Relojero de Saint Paul y en Que Empiece la Fiesta, entre otras películas, formó pareja cinematográfica con íconos de la época como Catherine Deneuve, Romy Schneider y Simone Signoret. De aspecto bonachón, con una presencia corpulenta, una personalidad sencilla y una mirada compasiva, su popularidad creció a lo largo de los últimos años, cuando ya veterano compuso a dos de los mas entrañables personajes de la historia cinematográfica reciente.

Entre varias condecoraciones en mayo de 2000, recibió el premio Trophée du meilleur ouvrier de France otorgado por el presidente del Festival de Cannes, Gilles Jacob y en julio de 2005, recibió la condecoración Legión de Honor en el grado de Caballero. Sus últimas intervenciones en pantalla grande, fueron una comedia familiar estrenada en los cines argentinos y titulada "Padres e Hijos" (2005) y su film despedida estrenado luego de su desaparición, 3 Amis (2007)de Michel Boujenah.

Su prolífica carrera alcanzó cerca de los 150 filmes y numerosas obras de teatro, en los cuales se destacó en prácticamente todos los géneros cinematográficos, desde la comedia hasta el drama. Además de portador de un sólido background en el ambiente teatral, es considerado uno de los actores más populares del cine francés e internacional. Francia ha sido cuna del arte cinematográfico y Philippe Noiret es, sin duda alguna, un auténtico mito viviente de su larga y nutrida tradición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada