viernes, 6 de julio de 2012

CINE LATINO - MADÀME SATÀ (ìdem, 2002) de Karim Ainouz



MAS ALLÀ DE LOS SUEÑOS


* * * *
MUY BUENA



Acompañando la oleada de "films sociales" de "mensajes urgentes" Brasil ha logrado posicionarse en el mapa mundi cinematogràfico mostrando que tras bastidores el reino carioca no es solo samba y fùbtol, un karma que arrastra dècadas. La otra cara de la moneda muestra a un cine brasileño a la altura del relato social, plagado de desidia y sordidez, con tìtulos como Ciudad de Dios, Carandirù o Tropa de Elite instaurando una suerte de estètica cinemanovista post-moderna. La òpera prima de Karim Ainouz narra la historia de Joao Francisco dos Santos, alias Madame Sata, famosa “drag queen” de los años ‘30 que se convirtió en ícono del carnaval de Río de Janeiro hasta el año de su muerte, en 1976. 

Nacido de esclavos, vendido por sus padres, criado en las favelas, inmerso en el alcoholismo y condenado a la prostitución y la delincuencia, el famoso travesti superò inmesas adversidades para alcanzar reconocimiento entre los suyos e incluso ante una sociedad ultra conservadora, empeñada en martirizarlo y victimizarlo. Ambientada en la bohemia de Río de Janeiro y sus peculiares barrios llenos de prostitutas, proxenetas y artistas, el film se ambienta en los años '30 para contar la historia de João Francisco y la transformaciòn de su sueño. Un hombre que se reinventó a sí mismo llegando a crear el mito de Madame Satã, alias de un personaje que le apasionaba de la película de Cecil B. De Mille de 1930 titulada Madame Satán. Su conversiòn en estrella es fascinante y se encuentra llena de retos personales que su protagonista sume. 

Gran labor del director mediante, el film impacta por su puesta en escena cuyos colores y ritmos le dan dinamismo y energía a una narración que evita cualquier intento de hipocresía y sensacionalismo. Se entiende que lo màs explìcito e intimista de la trama responde al contexto en el que se enmarca el relato. Es decir, la contundencia a la hora de retratar la marginalidad extrema es acorde a los patrones estèticos de un autor que subraya una realidad social subyugante que resulta, a nivel mundial, una carta de presentaciòn imponente para el nuevo cine del Brasil. 

Lázaro Ramos encara el rol protagónico con pasión, picardìa y carnadura para retratar a un Madame Satà de ribetes èpicos. Su musculatura, una filosa navaja y su vestimenta caracterìstica son la armadura con la que enfrenta al mundo este explosivo y excèntrico personaje, convertido en un inusual hèroe negro. De la oscuridad de los callejones, a los perfumes de burdel, inmerso en un trasfondo tràgico y sòrdido, su breve pero vibrante historia de vida, es una pintura de excesos, violencia y miseria. 

Cargando los estigmas sociales del analfabetismo, el color de piel, la orientaciòn sexual y su condiciòn de pobre, en Joao conviven varias identidades dentro de un mismo cuerpo. Lo multifacètico muta desde un padre orgulloso, un gàngster asesino, una estrella de cabaret, un amante ocasional o una reina de carnavales, con tal de redimirse. Su testamento final es de un enorme valor moral. Madàme Satà nos enseña que de entre la pobreza, el caos, la desidia y la muerte, tambièn puede concretarse un sueño y de la extrema desdicha germinar una belleza visual inapelable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario