miércoles, 25 de julio de 2012

DIRECTORES - Robert Altman (1925-2006)

  


 
LA POESÍA DEL DESENCANTO



Oriundo de Kansas, Robert Altman fue además de autor exquisito, guionista, productor y actor, por lo que conocía como nadie los entretelones de la industria de Hollywood, de la que se burló con fina ironía en muchas de sus películas a lo largo de una trayectoria dilatada y destacada. Nacido el 20 de febrero de 1925 y formado en una escuela de jesuitas, Altman estudió matemáticas y llegó al cine casi por casualidad, luego de haber combatido en la aviación de su país durante la Segunda Guerra Mundial. 

 A lo largo de los años, Altman adquirió gran reputación de ser un eficaz contador de historias. Su idiosincracia, tan exhuberante como pesimista lo convirtió en un renacentista del Hollywood de los '60, sumándose a una camada renovadora de directores del estilo de Arthur Penn, Mike Nichols, Peter Bogdanovich y Sam Peckinpah. Su percepción de una identidad socio-cultural frágil, fracturada y terminal fue la marca registrada a la hora de retratar historias modernas, disfuncionales y virtuosas.

Desde su auspicioso debut con "The Delinquents" (1955) a su póstumo film "Noches Mágicas de Radio en América" (2006) sus películas se caracterizaron por su particular estilo coral para integrar diversas historias como lo fueron sus brillantes "Nashville" (1975) y "Vidas Cruzadas" (1993). En total dirigió 86 películas, produjo 39 y escribió 37 de ellas, con un estilo personal y satírico. Altman supo conservar un prestigio que ha reinventado en varias ocasiones la forma de su arte y que ha inspirado tanto a cineastas como cinéfilos por igual. 

Luego de trabajar en varias series para televisión, Altman se consagró con el filme "MASH" (1970), que obtuvo la Palma de Oro en el Festival de Cannes, una sátira sobre la guerra de Corea. posteriormente destacó en "Buffalo Bill" (1975) donde Paul Newman estelarizaba a un cínico héroe del Lejano Oeste y el autor dejaba ver una parte distorsionada de una historia ya contada. Fiel a su estilo políticamente incorrecto, fue portavoz de su línea política, la que jamás acalló, incluso oponiéndose al oficialismo de turno.  

De carácter irreverente, combativo, polémico y audaz, nunca se llevo bien con los popes de Hollywood y con el sistema de estudios. Es el espíritu de ruptura del realizador la única apreciación posible a que, si bien pese a cinco nominaciones a lo largo de su trayectoria, solo acabó recibiendo un Oscar honorario un par de años atrás. Eterno inconformista es el último rebelde de Hollywood, mundillo al que se encargo de parodiar en "Las Reglas del Juego" (1992) y en "Pret a Porter" (1994), metarelato convertido en su documentalista visión del mundo de la fama

Su carrera también supo de inconsistencias cuando cierta liviandad entibió su obra en films como "Hasta que la Muerte nos Separe" (1998), "La Fortuna de Cookie" (1999) y El Doctor y las Mujeres" (2000). Sin embargo, prevalecieron las grandes obras, esas que forjaron una sólida trayectoria autoral. En la madurez de su carrera, la brillante "Gosford Park" (1999) fue un thriller enmarcado en la comunidad aristocrática al mejor estilo Agatha Christie y la impecable "Kansas" (1996) fue un sincero homenaje a la ciudad que lo vió nacer.

Su ultimo film estrenado en la cartelera local se tituló "The Company" (2004) y se centraba en los avatares, competencias y recelos del mundo de la danza. Provocador, perfeccionista hasta el mas mínimo detalle, incansable luchador, con Robert Altman se fue uno de los autores de mas calidad que Hollywood haya conocido. Su concepción del cine como expresión artística lo convirtió en uno de los directores más personales de la cinematografía del siglo XX.

4 comentarios:

  1. Es común que un director tenga altibajos. Yo me acuerdo de El volar es sólo para los pájaros. Me resultó perturbadora.

    ResponderEliminar
  2. Seguro José Luis, pero como dije, en Altman prevalecen las grandes películas. Gracias por comentar, que recuerdo particular que traes, muy bueno. Uno de sus films mas incomprensibles, una extravagante fábula, surrealista te diría.

    ResponderEliminar
  3. Shortcuts son varias historias paralelas basadas en relatos de Raymond

    Carver y tienen un punto en común: la indiferencia del prójimo ante

    la tragedia personal del otro. La historia del chico atropellado y

    el hecho de que en el mismo hospital esté su abuelo anciano (Jack

    Lemmon) abandonado por haber sido infiel con su cuñada es la

    historia central, la más impactante con ese pastelero paranoico

    dejando mensajes donde, sin querer, cuenta lo que ha sucedido.

    Que un grupo de amigos pesque en un lago con una chica muerta bajo

    el agua, que el esposo despechado destruya el departamento de su ex

    mientras un empleado lo alfombra sin siquiera preguntarle qué está

    haciendo con tal de cobrar. Habla de una sociedad egoísta, que mira

    para otro lado, que de angelical no tiene nada. de una sociedad que

    construye muros entre las personas según la conveniencia, que no se

    compromete. es tan descarnada.

    ResponderEliminar