martes, 31 de julio de 2012

CINE LATINO - PROFUNDO CARMESÍ (1996) de Arturo Ripstein

 



EL CAMINO DEL CRIMEN


* * * * *
EXCELENTE



En la filmografía de este destacado cineasta puede probarse la imposibilidad o esterilidad de separar la forma del contenido de una obra de arte. Autor de extensa y reconocida filmografía, Arturo Ripstein comenzó su carrera cinematográfica de la mano de Luis Buñuel. La soledad de las almas, un pesimismo sombrío y la imposibilidad de cambiar la propia naturaleza son temas recurrentes en su obra, así como el uso del plano secuencia como herramienta fundamental de su lenguaje.

En general, podemos sostener que todos los personajes del mundo de Arturo Ripstein son víctimas de sus propias trampas psicológicas y se nos presentan atrapados por extensos planos secuencia y por envolventes movimientos de cámara. Los giros de la cámara parecen ser consecuencia de la decisión de capturar en ambientes cerrados las acciones principales del relato y de la utilización de planos largos. De esta manera, la cámara queda capturada junto a los personajes y se ve obligada a realizar movimientos circulares que eviten el corte directo.

Particularmente, “Profundo Carmesí” es un filme acerca del color que celebra terribles secuencias teñidas de rojo sangre y oscura violencia. La puesta en escena parece determinada por este tono que es el color pasional por excelencia, como ya lo han testimoniado Vincent Minnelli y Douglas Sirk. En este sentido, la utilización simbólica de este matiz llena de fuerza y agresión al filme. Su protagonista, Coral – por supuesto que no es casual la utilización de este colorido nombre – se nos presenta en vestuarios de esta tonalidad o manchada por la sangre de sus víctimas.

Al estilo de “El Lugar Sin Límites” – filme bastante anterior que el autor realizó con Manuel Puig como guionista – la ligazón entre este color y la protagonista es bastante clara y contundente. Los juegos entre colores que contrastan y que se resaltan mutuamente, producen una violencia visual que impacta y que es redundante con respecto a la historia que el filme cuenta. Forma y contenido no se contradicen ni producen contrapuntos: sino que por el contrario, se fortalecen operando en el mismo sentido y extremando la brutalidad ya contenida en el guión de la obra.

Arturo Ripstein parte del género latinoamericano por excelencia: el melodrama, para despedazarlo llevándolo al extremo. En este caso, la ideal pareja protagonista característica de este género se aleja del estereotipo y se encuentra constituida por un calvo gigoló y una obesa enfermera sin escrúpulos. Y es que este artista parece reírse con ironía ante la idea de un amor sin límites ni obstáculos. La crítica al núcleo familiar en “Profundo Carmesí” es devastadora: Coral abandona a sus hijos al inicio del filme y se dedicará a asesinar mujeres solitarias junto a su amante. El móvil de su accionar serán los terribles celos que le impiden ver a su amado cortejar a estas viudas. 

En este filme, la soledad que atormenta a todos los personajes es una de las temáticas principales. Esta nefasta pareja permanece insólitamente unida hasta la muerte para evitar este sentimiento, pero, además, es la desolación que angustia a sus víctimas, el factor que les permite llegar y aferrarse a ellas. Ningún personaje desarrollará los roles típicos del melodrama canónico: aquí ninguna madre es perfecta o se sacrifica por sus hijos, ningún hombre es fuerte y seguro así como ninguna mujer es una terrible femme fatal. De hecho, todos los seres de este mundo son miserables, infelices y asquerosos.

Enmarcada en el cine de género, “Profundo Carmesí” también es una road movie bastante particular, que le otorga poca importancia a lo que sucede en los caminos. Los trayectos hacia las casas de estas mujeres sólo constituyen transiciones en el relato y es que estos personajes serán víctimas tanto de sus respectivas psicologías como de la puesta en escena. Porque el filme atrapa en asfixiantes y claustrofóbicos ambientes a las acciones más importantes de la estructura narrativa. 

Entonces, cada "viuda-víctima" es una nueva serie, un nuevo punto en el trayecto que atraviesa esta pareja y que se constituye en el esqueleto de la obra criminal. El viaje de esta pareja es metafórico, es un viaje hasta las acciones más despreciables cuyo punto máximo está dado por el asesinato de niños. De una ferocidad y crueldad inteligente y corrosiva, Ripstein evoca, con dureza, una intensa historia de amor que desemboca en una vorágine criminal. Esta road-movie basada en hechos reales es un áspero y escabroso relato rodado sin concesiones y atravesados por una galería y llena de atractivos y marginales personajes.

El film parte de hechos reales aunque no lo mencione y nos atormenta con una ficcionalidad que tiene base en hechos que realmente han ocurrido, lo que implica una mirada que se espanta y que se ve tentada a bajar la vista. Pero también propone una mirada que se desdobla, determinada por el uso que Ripstein realiza de los espejos mediante los cuales pone en abismo la puesta planteando la representación de lo representado. Alejándose de esta manera, de todo realismo y también de cualquier tipo de documentalismo. 


“Profundo Carmesí” ahoga la mirada en las profundidades de esta estética de la violencia sin límites que incomoda e increpa, que sacude y despierta, que implica una actitud moral y vital ante el cine y ante el arte, principio insoslayable en el decpalogo autoral de Ripstein. La obra trae y mata a sus protagonistas desde sus reflejos. Sólo el espectador que se interese por la obra y que decida investigar al respecto descubrirá que la crueldad de la ficción no ha superado a la realidad.



Clip - trailer:





Link: texto de http://www.imaginacionatrapada.com.ar/Cine/profundo-carmesi.htm





4 comentarios:

  1. Arturo Ripstein es, para mi, el mejor cineasta mexicano.

    ResponderEliminar
  2. Marcò una època sin dudas. Creo que La Mujer del Puerto es su mejor obra. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar