jueves, 24 de mayo de 2012

PROTAGONISTAS - James Dean (1931-1955)



 



 NACIDO PARA SER SALVAJE




Dicen que quien vive rápido, muere joven. Quien sabe que fue lo que verdaderamente pasò en esa carretera fatal en aquel igualmente fatídico Porsche Spyder  al que James Dean apodaba "The Little Bastard" aquella noche del 30 de Septiembre de 1955. Quizàs sea incertidumbre parte del mito llamado James Dean, cuya  la leyenda, mas de 50 años despuès, sigue viva. Dean vivió y muriò como quiso, no midió sus excesos, siguiò sus propias leyes, desafió a la muerte y su pasión por la velocidad le jugo una mala pasada en la cumbre de su popularidad. Tenia 24 años y un futuro que auguraba no tener limites. 

Transmitía la autenticidad de su rebeldía y encendía la pantalla con cada gesto, con esa carga emotiva que se contenía entre tímida e introspectiva por una infancia marcada por los traumas y las pèrdidas. El talento que lo dotaba definía a un gran actor, por sobre el sex-symbol. Por sobre la figura publicitaria, un interprete único. De los pocos elegidos a la altura de Rock Hudson, Marlon Brando o Montgomery Cliff; gloriosa camada que interpretò mejor que nadie el prototipo de galàn talentoso y con appeal, en un tàndem ideal  que se encumbrara como los interprètes masculinos de referencia para la època.

Para conocer sus inicios nos tenemos que remontar a 1953 y su primer gran éxito profesional vía Broadway en "The Inmoralist". Desde el éxito rotundo de pùblico y de critica le llegò un contrato con la Warner para filmar "Al Este del Eden" a las dirigido por Elia Kazan y de ahí en mas, gracias a su actuación consagratoria, las grandes puertas de Hollywood se le abrían. Luego vino "Gigante" a las ordenes de George Stevens a quien mas de un dolor de cabeza le trajo Jimmy por su afición a las carreras clandestinas. En la casi inútil tarea de contener a este joven amante de los motores y la alta velocidad, el rodaje del film se convirtiò en un autèntico caos, que ponía los pelos de punta al mismísimo Jack Warner, sumado a los continuos enfrentamientos de Dean con Rock Hudson, su compañero de reparto. 

"Rebelde Sin Causa" es el film que deja ver la total dimensión de su carisma y enmarca la eterna soledad del adolescente confuso y angustiado rodeado de entera incomprensión. Nicholas Ray logra absorber toda la rebeldía y el espíritu de rock and roll desenfadado de Dean como símbolo de una generación explotando al máximo su potencial publicitario que lo hizo un fenómeno de moda con cada prenda que usara en sus pelìculas. Un fenómeno difícil de explicar el de James Dean, cuya personalidad atraía como un imán a miles de jóvenes quienes se veían identificado con el actor que conquistaba solo con su presencia y a quien le bastò apenas tres largometrajes en su haber para meterse en la historia grande de Hollywood.

Lo que sobrevino después del accidente es parte de la leyenda. Saber si Dean en vida hubiera podido convivir con su propio mito, o hubiera podido dominar esa rebeldía que le pedía a gritos libertad, son preguntas sin aparente respuesta. Elvis Presley y John Lennon lo admiraban, cientos de jòvenes actores lo imitaban, fracasando en el mero intento. Humphrey Bogart y John Wayne lo ubicaban como el heredero de un nuevo modelo de actor para una nueva generación de figuras. Sus dos candidaturas póstumas al Oscar lo convirtieron en mito, pese a ser un outsider de las reglas de la industria.

Una cita de Elia Kazan rinde tributo al eterno James Dean y lo describe a la perfección: "Todo el mundo pasa por un periodo donde odia a las autoridades y rechaza las normas...eso es normal en la adolescencia, pero Jimmy nunca ha dejado de ser así". A medida que conocemos su historia, el mito parece acrecentarse y en el misterio parece radicar su encanto. Es el aura que posee toda leyenda.


Filmografía

1951      Fixed Bayonets!               
1952      Sailor Beware                
          Has Anybody Seen My Gal?           
1953      Trouble Along the Way    
1955      Al Este del Edén               
          Rebelde sin causa                       
1956      Gigante               


2 comentarios:

  1. De Dean recuerdo sus 3 películas y tras su rebeldía se percibe una gran vulnerabilidad y desesperación. Creo que expresa la angustia de los jóvenes que en su niñez vieron a sus padres irse a la guerra. Que no soportan el mundo adulto, tan atroz, preparando el camino a los 60. En Al este del Paraíso es tremenda la escena del hermano golpeándose la cabeza contra la ventanilla del tren, yendo a la guerra. Es curioso el tándem Clift - Brando - Dean. Y afuera, en segundo plano Hudson, un mero galán, en apariencia impecable.
    A todos se les atribuye homosexualidad. En todos menos Hudson se nota abandono, indefensión y necesidad de transgredir o de ser violento. Brando es recio, Clift es inteligente y Dean se mantiene adolescente. Fue quien dijo Muere jóven y serás un hermoso cadáver. Es tremendo. Creo que son los ecos de Hitler y de Hiroshima, de un mundo convulsionado, de alta velocidad en autos deportivos, como el cielo del planetario en Rebelde sin causa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto lo que dices, es tal cual. Esa era el mundo que se vivia y el lema del momento. Vive rapido, Muere joven.

      Eliminar